El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, que ha afirmado que no retirará los estímulos. EFE

Mario Draghi impone al BCE más dinero gratis

stop

El presidente del BCE, Mario Draghi, asegura que no retirará los estímulos monetarios en la política comunitaria

Economía Digital

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, que ha afirmado que no retirará los estímulos. EFE

Barcelona, 06 de abril de 2017 (17:36 CET)

Mario Draghi cierra el debate en el seno del Banco Central Europeo (BCE). El máximo responsable de la autoridad bancaria comunitaria silencia las especulaciones tras asegurar que no ve ninguna razón para subir los tipos de interés. De esta forma, Draghi pone tierra de por medio a las diferentes posturas sobre los estímulos monetarios y los intereses.

Ante las opiniones que habían vertido alguno de los directivos del BCE en diferentes entrevistas, el presidente del regulador europeo ha afirmado que "los tipos de interés seguirán en el nivel actual o más bajos durante un tiempo extenso". Las actas de la reunión que se han publicado este jueves dejaban entrever un giro en la política del banco.

Tal y como se afirman en las actas, han desaparecido las presiones deflacionarias en la zona del euro y, por ello, se deben reducir los estímulos monetarios a partir de abril, como decidieron en diciembre. No obstante, también afirman que es pronto para hablar de cuándo se van a producir cambios en los tipos de interés por la incertidumbre sobre las perspectivas económicas y la inflación.

El mismo texto recoge que existe "un amplio acuerdo respecto a mantener la política de comunicación de la postura de la política monetaria y de su guía sobre la actuación en el futuro". 

BCE: diferentes directivos aseguraron que era necesaria una política monetaria expansiva

Actualmente, la entidad europea presta dinero a los bancos al 0% y les cobra el 0,4% por el exceso de sus reservas. A inicios de marzo el BCE recordó que mantuvo la tasa de interés en el mínimo histórico a pesar del repunte de la inflación y el encarecimiento del petróleo. Del mismo modo, la máxima autoridad financiera decidió no alterar la tasa de interés de la facilidad marginal de crédito en el 0,25%, es decir, aquella que presta el dinero a un día.  

Draghi se arma de razones 

Los efectos de la política del banco central ya se refleja en diferentes indicadores. El pasado miércoles la entidad hizo público el balance consolidado del banco, que ha superado por primera vez en la historia de la institución el umbral de los cuatro billones de euros. Esta cifra equivale al 38,2% del PIB de la zona del euro y, además, dobla el dato anterior al anuncio del programa de compra de activos públicos. 

Concretamente anunció que compraría deuda pública y privada de la eurozona por valor de 80.000 millones de euros mensuales hasta finales de marzo y que en abril reducirá esta cantidad hasta 60.000 millones de euros durante nueve meses o más en caso necesario.

BCE: Draghi se apoya en los indicadores macroeconómicos para validar su gestión

Fue entonces, cuando el índice PMI de Markit, que proyecta la evolución macroeconómica, también respaldó al presidente del banco. Este indicador cifraba que el pasado marzo, el BCE experimentó el mayor crecimiento mensual en los últimos seis años. Una cifra similar a la que experimentó en términos de empleo, que repuntó hasta lograr la cifra más alta de la último década, al situarse en 56,7 puntos, frente a los 56 puntos de febrero.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad