Mas-Colell negocia con la banca la renovación de un crédito de 1.000 millones

stop

DECISIÓN DEL GOVERN

Artur Mas y Andreu Mas-Colell / EFE

13 de julio de 2014 (11:47 CET)

Un crédito sindicado, formalizado en julio de 2010, por el anterior conseller de Economía, Antoni Castells, ha provocado ahora ciertas dudas en el Govern y en las entidades financieras. Un crédito de 1.000 millones, en el que participaron BBVA, La Caixa, Bankia, Banco Popular, Banc Sabadell, Novagalicia y Catalunya Banc.

Ahora, que se acerca el vencimiento, a finales de julio, algunas entidades podrían preferir no renovar el préstamo con el Govern de la Generalitat, y dejarlo en manos del Tesoro, a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

Una de ellas, el BBVA, mostró su disposición de no renovar su parte del préstamo, según informa La Vanguardia, con la idea de que fuera el FLA quien se hiciera cargo. Pero, en la misma información, se afirma que en la última semana se han acercado las posiciones para llegar a un acuerdo.

Mejora de la situación económica

El conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, cuenta con el apoyo del ministro de Economía, Luis de Guindos, que no ve ningún factor diferente que lleve a las entidades a no renovar el crédito, cuando la situación económica es sensiblemente mejor, pese a las dificultades de la administración autonómica.

El departamento de Economia entiende que, pese a la negociación mantenida, no habrá problema para mantener el préstamo, y no ve otra posibilidad.

Que se haga cargo el FLA

Las entidades, sin embargo, habían defendido su posición, con el argumento de que podrían pedir lo mismo que lo que practica la banca extranjera, que puede optar por la amortización del crédito cuando llega el vencimiento y, en ese caso, recibe el dinero a través del Estado, que en España sería a través del FLA. Y el argumento es que, precisamente por la mejora de la situación económica, el Estado se podría hacer cargo, liberando a las entidades.

Otra cosa es la política del Govern de la Generalitat respecto al impuesto sobre los depósitos bancarios. Existe cierto malestar en la banca porque la tasa impuesta es del 0,5%, por el 0,03% que ha fijado el Ministerio de Hacienda. Pero, en todo caso, el asunto del crédito no tendrían nada que ver con ello, y las dos partes entienden que se alcanzará un acuerdo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad