Montoro pasa al ataque y exige un recorte a la Generalitat de 1.000 millones

stop

Puigdemont se reúne con Junqueras para buscar una estrategia tras la carta recibida por parte del ministro de Hacienda, que, a pesar de estar en funciones, reclama que se ajuste el déficit que se fijóen 2015

Montoro y Junqueras, tras una reunión en el Ministerio de Hacienda. / EFE

Barcelona, 07 de abril de 2016 (12:23 CET)

Cerca de 1.000 millones de euros. Ese sería el coste de reducir el déficit para la Generalitat con el objeto de cumplir el déficit que se fijó para 2015. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha pasado al ataque, con una carta a las diferentes autonomías que se excedieron el pasado año, en la que reclama que se efectúen retenciones de disponibilidad de crédito para que se cumpla con el déficit.

El Govern de la Generalitat, uno de los más afectados por la media, ha calculado que eso significaría un recorte de 1.000 millones de euros. El president Carles Puigdemont se ha reunido en el Parlament con el conseller de Economía, Oriol Junqueras, para buscar una solución. Y es que Montoro da quince días para que se decida en qué se pretende recortar para cumplir con el déficit.


El presupuesto de prisiones y de Justicia

La Generalitat cerró el ejercicio de 2015 con un déficit del 2,7%, cuando debía haber cumplido con el 0,7% fijado. En aquel momento, el anterior conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, aseguró que no lo cumpliría, que no podía recortar más partidas, y que para llegar al objetivo se debía actuar en el capítulo de ingresos. Pero esos ingresos, que se basaban en partidas que, a juicio del Govern, debían llegar por parte del Gobierno central, no aparecieron.

Antes de esa reunión, el secretario de Economía del Govern, Pere Aragonés, ha asegurado que el recorte es inasumible y que la medida es "arbitraria". El esfuerzo de recortar 1.000 millones supondría, a juicio de Aragonés, cerrar durante un año las prisiones y la administración de Justicia, junto a los tres principales hospitales catalanes. Ese es un argumento recurrido de forma periódica por Junqueras.

Lo que afirma Montoro, a través de su carta, es que Cataluña dispone de 17.349 millones de euros por los recursos del sistema de financiación sujetos a liquidación, y que Cataluña podría obtener 1.019 millones de euros por el ahorro de intereses, una partida que es la que estaría sujeta al recorte, y que el Govern entendía que podía contar con ella como recursos adicionales.


Quince días para cumplir

Montoro ha pasado al ataque, a pesar de que esté en funciones, a la espera de la formación de un nuevo gobierno, o de nuevas elecciones. Y en la carta dice, textualmente, que el incumplimiento del déficit da lugar a "las medidas coercitivas" que fija la ley de estabilidad presupuestaria, citando el apartado 5 de la disposición adicional primera y los artículos 25 y 26 de la ley.

Ofrece sólo 15 días para que se diga cómo se cumplirá el objetivo de déficit, que debería pasar, para Montoro, por "la no disponibilidad de crédito y efectuar la retención de créditos que garantice el cumplimiento de estabilidad presupuestaria". La misiva también constata que el déficit de Catalunya de 2015 supera el objetivo fijado y asegura que el incumplimiento da lugar a "las medidas coercitivas" de la ley de estabilidad presupuestaria y cita el apartado 5 de la disposición adicional primera y los artículos 25 y 26 de la ley. Concretamente, da un plazo de 15 días para comunicar cómo cumplirá el déficit de 2015, lo que en palabras del Ministerio debe ser "la no disponibilidad de crédito y efectuar la retención de créditos que garantice el cumplimiento de estabilidad presupuestaria".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad