¿Qué ocurre cuando un fondo buitre compra su hipoteca al banco?

stop

El problema llega cuando se producen impagos porque los nuevos inversores no suelen estar dispuestos a negociar

22 de junio de 2014 (18:42 CET)

En los últimos años, son muchos los hipotecados españoles que se han encontrado en la siguiente tesitura: de repente les anuncian que ya no deben el dinero al banco donde firmaron su hipoteca, sino a otra empresa, generalmente un inversor (fondo de capital riesgo con fin especulativo), que ha realizado el cambio sin consultarles en ningún momento.

Esta situación no es culpa del hipotecado, sino del banco. La entidad quiere deshacerse de parte de su deuda para maquillar sus cuentas. Esto ha ocurrido más frecuentemente con los bancos nacionalizados, es decir, los que más apostaron por el negocio inmobiliario durante los años de la burbuja y, por ende, se “pillaron los dedos” y ahora necesitan enmendar sus malos resultados. Así, venden paquetes de hipotecas a algunos de estos fondos, que no tienen ningún interés en conocer la suerte que corren los titulares de cada hipoteca, sino que ven el proceso como una gran operación especulativa conjunta.

¿Qué cambia para el hipotecado?

Si paga religiosamente, no notará ningún cambio más allá de que ahora los pagos los debe hacer al fondo y no al banco. El problema llega en el momento en que aparecen los impagos, ya que los fondos buitre no suelen estar dispuestos a negociar una reestructuración de la hipoteca, es decir, no tienen ningún interés en ofrecer al hipotecado una solución que le permita llevar al día sus pagos. Lo que buscan es adjudicárselo judicialmente y venderlo lo antes posible.

¿Qué hacer si un ‘fondo buitre’ se ha ‘comido’ su hipoteca?

Según el comparador financiero HelpMyCash.com, “si su banco es CatalunyaCaixa, puedes estar tranquilo ya que el Frob acaba de obligar a cualquier fondo que se quede con las hipotecas de esta entidad a que acepte el Código de Buenas Prácticas Bancarias, es decir, que quien compre las hipotecas de CatalunyaCaixa estará obligado a renegociar las hipotecas de las familias más desfavorecidas que reúnan los requisitos, incluso a conceder la dación en pago llegado el caso.”

Matices

Y continúa: “Si tienes mucho dinero ahorrado, también estás de enhorabuena, ya que el artículo 1.535 del Código Civil español dice que vendiéndose un crédito litigioso, el deudor tendrá derecho a extinguirlo, reembolsando al cesionario el precio que pagó, las costas que se le hubiesen ocasionado y los intereses del precio desde el día en que éste fue satisfecho. Se tendrá por litigioso un crédito desde que se conteste a la demanda relativa al mismo. El deudor podrá usar de su derecho dentro de nueve días, contados desde que el cesionario le reclame el pago.

Simplificando, significa que podemos saldar toda la deuda hipotecaria pagando, en un máximo de nueve días, lo mismo que ha pagado el fondo buitre por nuestra hipoteca, lo que puede ser el 50 % de la deuda, el 30 % o incluso el 10 %. Es decir, que una casa de 100.000 euros nos puede salir por la mitad o menos si aprovechamos esta ocasión para liquidar la deuda con rebaja. Por supuesto, la gestión tiene costes legales y otros detalles que Adicae explica más extensamente.

Evitar los impagos con los fondos 

Si no estás en ninguno de los casos anteriores, concluyen desde HelpMyCash, “solo cabe estar informado de qué fondo ha comprado tu hipoteca (el banco tiene la obligación de informarte), para poder al menos contactar con ellos en caso necesario, e intentar no tener problemas de impago que te llevarían a un embargo fulminante y sin concesiones”.
Además, algunos expertos plantean la posibilidad de realizar ofertas con quitas agresivas al fondo buitre, pero que le permitan ganar algo y cerrar la posición rápidamente. Por ejemplo, si compró tu hipoteca por el 30%, proporciónales el 35% en un plazo corto.

Por último, desde el comparador recomiendan a aquellas personas que estén “muy al límite” y no quieran perder su casa, que consulten sus opciones reales de reestructuración del préstamo, las que realmente vayan a poder pagar, con un intermediario financiero, como SF Gold, El Prestador o SUizaINVEST (este último solo para la provincia de Barcelona), que pueden refinanciar la deuda y hacer que paguen menos cada mes (aunque más en total), sin importar que el cliente acumule varios recibos impagados y permitiéndole seguir viviendo en su casa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad