Rato se 'traga' otros 703 millones en ladrillo, más que Santander y BBVA juntos

stop

REESTRUCTURACIÓN DE LAS CAJAS DE AHORROS

Emilio Botín y Rodrigo Rato

15 de mayo de 2011 (19:46 CET)

A un paso de la salida a bolsa, algunos de los números de Bankia chirrían, sobre todo los inmobiliarios. El banco liderado por Caja Madrid y Bancaja, y en el que se ha integrado Caixa Laietana, se ha comido otros 703 millones en casas y suelos que los promotores y los particulares ya no pueden pagar. Acumula ya la friolera de 8.105 millones, el 9,6% más que cuando terminó el año.

Las cifras en el negocio del ladrillo de los tres primeros meses del año son muy preocupantes para la entidad que preside Rodrigo Rato, que mantiene contra viento y marea su plan para salir a bolsa el próximo julio y captar al menos 3.000 millones de euros.

La cifra de activos inmobiliarios adjudicados demuestra que el grupo tendrá que hacer un sobreesfuerzo para gestionar con eficacia la creciente entrada de casas y terrenos. De hecho, el primer grupo de cajas de ahorros español por volumen de activos asegura que desde enero ha conseguido vender 7.000 unidades por 850 millones. Bankia explica que ha obtenido beneficios con estas ventas --no obstante no ofrece el dato exacto-- lo que, en su opinión, demuestra que estos activos estaban bien contabilizados.

Peor gestión de activos

Los 8.105 millones que acumula contrastan con los 20.037 millones que acumulan los seis mayores bancos españoles juntos –Santander, BBVA, Sabadell, Popular, Bankinter y Banesto- hasta marzo de este año en pisos y suelos. Y también demuestran que el grupo que preside Rodrigo Rato es quien peor ha gestionado sus préstamos a promotores.

Las cifras cantan. Los 703 millones que se tragado Bankia hasta marzo superan a las que suman Santander –373 millones– y BBVA –303 millones– en el mismo periodo. De hecho, el grupo que preside Emilio Botín ya ha sido superado por Bankia como líder en activos adjudicados. Santander suma 7.882 millones cuando al cierre del año pasado era líder muy a su pesar con 7.509 millones, 107 más que el grupo que lideran Caja Madrid y Bancaja.

Las cifras aún pueden engordar para Bankia. Por ejemplo, es uno de los acreedores de Renta Corporación, que acaba de refinanciar su deuda de 297 millones de euros. El acuerdo alcanzado con la banca prevé canjear activos inmobiliarios por deuda con sus acreedores por valor de 117,75 millones.


Edificios terminados y embargos


La realidad dice que la hemorragia no pierde intensidad en los tres primeros meses del año. Bankia ha visto como los activos adjudicados procedentes de la construcción y la promoción inmobiliaria saltan desde los 4.777 millones en diciembre hasta los 5.176 en marzo de este año. Mientras la entrada de suelo y de edificios en construcción --los activos de más difícil salida-- está contenida, la de edificios terminados que ahora Bankia tendrá que intentar vender salvando el mayor margen posible crece en 335 millones de euros. Es casi la misma cifra en la que crecen los activos que proceden de la financiación de compra de viviendas. Es decir, de los embargos a particulares, que se disparan 303 millones de euros hasta los 2.509 millones.

Otro de los dígitos preocupantes que arrojan las cifras de inmuebles adjudicados es que el ratio de cobertura de estos activos inmobiliarios ha descendido al 32% --el mismo ratio que el Santander-- desde el 33% al que terminó el año pasado.

‘Banco malo’


Las cifras son tan malas que su inclusión en Bankia habría convertido en inviable la salida a bolsa del grupo. La matriz Banco Financiero y de Ahorros (BFA), reconvertida en banco malo, se quedará con el suelo adjudicado o con la financiación de suelos de alto riesgo de las siete entidades que forman Bankia.

BFA va a recibir los activos que restarían valor a Bankia. Por ejemplo, 23.279 millones de euros en emisiones avaladas por el Estado, deuda subordinada y participaciones preferentes. El traspaso debería producirse en la segunda quincena de este mes, cuando el grupo cierre definitivamente el listado de activos --para compensar, entrará alguna participación industrial de primera calidad, como Iberdrola-- que salen del grupo que está pujando a brazo partido con CaixaBank para convertirse en la primera caja cotizada.

Resultados agridulces


El inmobiliario es uno de las grandes rémoras para un Bankia que ha presentado su primera cuenta de resultados conjunta. El negocio bancario típico ha caído un 34%, en parte por el coste de los intereses que tiene que pagar por las ayudas del Frob. No obstante, el beneficio ha crecido un 17% hasta los 195 millones de euros gracias a los extraordinarios.

Para completar una foto fija con más sombras que luces, la morosidad crece hasta el 6,68% y la tasa de cobertura baja hasta el 60,1%. La cara es la reducción de costes, del 27% tras el tijeretazo tanto de 1.700 empleos como de 280 oficinas. Y también la mejora del core capital hasta el 7,34%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad