Sabadell, Terrassa y Manlleu se ven como “un referente” para otras fusiones

stop

Confian en obtener 300 millones del Frob para la reestructuración

Sin título

22 de julio de 2009 (14:14 CET)

Finalmente el modelo adoptado por las tres cajas de origen privado que han iniciado su proceso de unión es la integración. Contra lo que se indicó al inicio de las conversaciones, la idea que ha primado ha sido constituir una sola caja, aunque con características especiales fruto de sus tres socios fundadores. Fuentes de las tres entidades consideran que el proceso que ahora se ha iniciado será un referente para otros que puedan darse en Cataluña y en España.

Los consejos de administración de las cajas de Manlleu, Terrassa y Sabadell han dado el visto bueno al proceso que culminará en una nueva entidad, se baraja el nombre de Unió de Caixes de Catalunya, que tendrá unificadas las plataformas tecnológicas, la red de oficinas, la actividad aseguradora, las compañías filiales e incluso los servicios personalizados, según fuentes cercanas a las negociaciones iniciales.

A pesar de ello, los máximos responsables de las tres cajas se reservan mantener los antiguos nombres en sus zonas de influencia tradicionales y se mantendrán también las obras sociales a través de la puesta en marcha de Consejos territoriales.

A toda máquina

El proceso iniciado se desarrollará a toda máquina también durante el mes de agosto. En este sentido, fuentes conocedoras de los contactos han indicado que se quiere tener un documento listo para poderlo presentar a principios de septiembre al banco de España. Por el momento, la Generalitat está al tanto de la marcha de los contactos y ha manifestado su apoyo.

El apoyo del Banco de España es clave porqué para realizar el proceso de reestructuración el conjunto de cajas podría necesitar unos 300 millones, que aportaría el Frob, el plan destinado a sanear el sistema financiero español.

La estructura directiva de la nueva caja será el reflejo del juego de equilibrios establecido para contentar a todos. Se calcula que el primer director general será Enric Mata, presidente actual de Caixa Terrassa, y el presidente Salvador Soley, que preside hoy Caixa Sabadell; Antoni Mestre, director general de Caixa Sabadell y Dídac Herrero, serán los directores generales adjuntos y, cuando en un par de años se jubile Mata será substituido como director general por Mestre.

Desde las tres entidades que han iniciado la carrera de la fusión se mantiene abierta la posibilidad de integrar nuevas cajas, se habló inicialmente con Manresa que ha preferido quedar al margen. Sea como fuere, la nueva caja tendrá unos activos de 26.806 millones y se convertirá en la tercera de Catalunya, por detrás solo de La Caixa y Caixa Catalunya.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad