Salgado ofrece ahora “matizar” el retraso de la jubilación

stop

Sin título

01 de febrero de 2010 (17:19 CET)

El Gobierno central mantiene su campaña para explicar la controvertida propuesta de aumentar la edad de jubilación desde los 65 a los 67 años con un tour de force en los medios de comunicación protagonizado por los responsables de la materia. Dentro de esta carrera, la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, y el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, han vuelto a salir en defensa de la medida, admitiendo que es "impopular" pero necesaria para generar un debate sobre el futuro a largo plazo del sistema en el Pacto de Toledo, que responde a un mandato del Congreso y que "se puede matizar".

Entre los puntos abiertos a un posible cambio, Salgado se ha referido sobre todo a la posibilidad de establecer excepciones en función del tipo de profesión, como defendió domingo pasado el ministro Corbacho y a la necesidad de establecer un calendario lo más gradual posible para poner en marcha los cambios. "Cuanto más largo sea el horizonte, mejor, porque se podrá planificar mejor", ha argumentado sin entrar al trapo de si en la oferta de posibles cambios también incluyen la edad de 67 años que el Ejecutivo ha puesto sobre la mesa.

Para la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, el anuncio de la propuesta para reformar las pensiones supone un "ejercicio de responsabilidad" ante el problema real del envejecimiento de la población. "Ni siquiera dice que se deba hacer el cambio antes de 2013, podíamos haber esperado, pero era un ejercicio de responsabilidad para que el Pacto de Toledo pueda decidir", ha argumentado Salgado en Televisión Española.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad