Manifestación de la plataforma STOP Desahucios en el País Vasco. / EFE

Sánchez dificulta los desahucios en impagos de hipotecas

stop

El Congreso de los Diputados eleva a 12 los meses que se requieren de impago para poder ejecutar el contrato de una hipoteca

Madrid, 20 de noviembre de 2018 (17:56 CET)

Sufrir un desahucio ahora será un poco más difícil. El Congreso ha acordado este martes elevar los meses de impago que se requieren para que una entidad financiera pueda ejecutar un contrato de hipoteca, es decir, el paso previo a un posible desahucio. Así, la ejecución hipotecaria o embargo en la nueva ley que tramita el Congreso será a partir de 12 cuotas impagadas o el 3% del capital principal prestado.

Así, se aumenta el tiempo sustancialmente desde los tres meses que eran necesarios antes. También frente a los nueve que proponía la ley hipotecaria del gobierno anterior. El proyecto de ley que remitió el entonces ministro de Economía, Luis de Guindos, en noviembre de 2017 diferenciaba si el impago de las cuotas se producía en la primera o en la segunda mitad de la duración de un préstamo.

En este caso, en la segunda mitad de la vida del préstamo la cantidad de impago se ampliará a 15 cuotas -de las 12 anteriores de propuesta del PP- o el 7% del capital principal prestado. 

Pese a que es una medida que han apoyado la mayoría de los que tramitan la ley, Unidos Podemos defiende que el porcentaje de impago para ejecutar un inmueble debería ser de al menos el 10% del capital principal, como en Alemania.

Además, la mayoría de los portavoces también han consensuado eliminar las cláusulas suelo, y hacer permanente el código de buenas practicas, para que las entidades tengan que aplicarlo a todos los préstamos y no solo a los firmados antes de 2012.

​El banco no puede imponer productos vinculados a la hipoteca

El Congreso también ha decidido que la entidad bancaria no pueda imponer sus productos vinculados o combinados a la hipoteca.

Los seguros o diferentes pólizas de hogar, vida, o protección del préstamo entre otros, solo podrán establecerse "cuando sean beneficiosas para el cliente" y éste podrá adquirirla con otra entidad siempre que cumpla los requisitos que marca el contrato.

"En este caso el prestamista deberá aceptar pólizas alternativas de todos aquellos proveedores que ofrezcan unas condiciones y un nivel de prestaciones equivalentes a la que aquel hubiera propuesto, tanto en la suscripción inicial como en cada una de las renovaciones", afirma la nueva Ley Hipotecaria.

Los grupos políticos volverán a reunirse el 23 de noviembre e intentarán votar las enmiendas en diciembre

El Congreso ya había acordado, además, el reparto de los gastos de la hipoteca que figurará en la futura ley hipotecaria. El consumidor solo se hará cargo del pago de la tasación mientras que los bancos se harán cargo del resto. Es decir, la entidad financiera deberá asumir los gastos correspondientes a la escritura de la hipoteca, la gestoría, el registro y el arancel notarial.​

Durante la ponencia de este martes, los grupos han avanzado hasta prácticamente completar la ley y volverán a reunirse el 23 de noviembre con el fin de terminar los trabajos. La idea es poder pasar en diciembre a la votación de las enmiendas.

En la próxima reunión se tratarán de pactar las comisiones por amortización anticipada tanto para hipotecas de tipo fijo como variable.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad