José Antonio Álvarez y Ana Botín, consejero delegado y presidenta del Banco Santander

Santander tira por lo bajo en su ERE y deja margen para una mejora

stop

Reduce el atractivo de las prejubilaciones y deja para el proceso de negociación sindical el importe de las primas por salidas voluntarias

Madrid, 29 de mayo de 2019 (04:55 CET)

El Santander va a hacer trabajar a los sindicatos. El banco presentó este martes una primera propuesta para el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de 2019 con unas condiciones notablemente peores a las que acordó en diciembre de 2017 para su área de servicios centrales.

En este primer careo -la próxima reunión se celebra el jueves 30 de mayo- las únicas condiciones equiparables para el ERE cerrado en febrero de 2018 son las propuestas para los trabajadores de más de 62 años, que optarían por una prejubilación directa. 

En el resto de los supuestos, las condiciones son menos atractivas, ya que se reducen los porcentajes salariales a cobrar en caso de prejubilación; no existe un tramo específico para los empleados por encima de los 55 años y con más de 10 años de antigüedad y se reduce la oferta para la plantilla de entre 50 y 52 años que se acoja al ERE de forma voluntaria.

Estas cifras, no obstante, variarán durante las negociaciones, que en un principio se extenderán a lo largo de todo el mes de junio. 

La posición de los sindicatos ya ha quedado clara desde el inicio. "Mal empezamos", apuntaba directamente UGT en la circular difundida tras la reunión con el banco el martes. El objetivo de los sindicatos es presionar para que el número de salidas -3.713 trabajadores- se reduzca y para equiparar las condiciones a las logradas en diciembre de 2017. "Hoy, desgraciadamente tenemos que explicar a los compañeros que no se marcharon, no por voluntad propia, sino porque no fueron escogidos, que no se pueden ir con las mismas condiciones", apuntaban desde el sindicato.

UGT, además, parece dispuesto a recurrir al arma del daño reputacional para presionar al banco presidido por Ana Botín y critica que las condiciones presentadas se alejan de la política del equipo ejecutivo de transmitir que el Santander "es el mejor banco de España". "Damos el mensaje contrario con condiciones muy por debajo del ERE anterior e incluso del reciente ERE firmado con CaixaBank", opinaban desde el sindicato. 

Santander cuenta con suficiente plantilla prejubilable

Santander cuenta con suficiente plantilla por encima de los 55 años, unos 6.000 trabajadores y 4,500 en red, que podría entrar dentro del grupo de candidatosa prejubilarse, pero que con las condiciones propuestas se beneficiarían de peores condiciones que en 2018, ya que en todos los casos la oferta del Santander reduce desde el 80% a incluso el 55% del salario pensionable en su primera oferta para trabajadores con más de 15 años de antigüedad.

La entidad tampoco ha establecido hasta ahora una prima concreta para los trabajadores que se acojan voluntariamente al ERE, que ha quedado abierta al proceso de negociación.

Conclusión en diciembre de 2019

La intención del banco es cerrar el proceso de reestructuración de su planilla en lo que queda de año, aunque se contempla alargarlo a los primeros meses de 2020 si fuera necesario. La entidad espera compensar el coste del ERE, que está previsto que sea inferior a los 800 millones de euros, con las plusvalías extraordinarias generadas este año por la fusión de su negocio de depositaría con el de Crédit Agricole. Si lo cumple, el beneficio para el accionista quedaría blindado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad