Ana Patricia Botín, presidenta de Banco Santander. EFE.

El Santander buscará otro trabajo a los que no se prejubilen en el ERE

stop

El banco presidido por Ana Botín se compromete a recolocar a todos los afectados y los sindicatos exigen una propuesta "atractiva"

Barcelona, 23 de mayo de 2019 (12:53 CET)

Banco Santander se compromete a recolocar a todos los los afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con el que pretende recortar 3.700 empleos, con la condición de que los afectados quieran seguir trabajando fuera del banco. Es la promesa que el banco presidido por Ana Botín ha trasladado este jueves a los sindicatos, quienes exigen una oferta "atractiva", como la del pasado año. El ERE se prolongará hasta el 31 de diciembre, pero el Santander podría prolongarlo en casos especiales hasta marzo de 2020.

La entidad, que tenía esta mañana a partir de las 11:00 horas la primera reunión del periodo formal de negociación del ERE,  ha anunciado a los sindicatos la creación de un programa con una empresa del grupo Adecco especializada en recolocaciones, que será la encargada de ofrecer un nuevo puesto laboral. 

Este plan tendrá una duración ilimitada. Durará lo necesario hasta conseguir la recolocación de todos los trabajadores del banco que lo soliciten y consigan el nuevo puesto de trabajo.

El plan de recolocación del Santander: duración ilimitada y atención especial a los trabajadores de mayor edad

Los afectados recibirán asesoramiento financiero, patrimonial, fiscal y de Seguridad Social y se pondrá el foco en los trabajadores de más edad. De acuerdo al plan expuesto a los sindicatos, éstos recibirán una atención especial, al igual que otros colectivos con mayor dificultad para su incorporación laboral. 

CCOO pide una oferta "atractiva"

El acuerdo entre la entidad financiera y los sindicatos deberá estar cerrado el 30 de junio, según los plazos que marca el Estatuto de los Trabajadores. La intención de ambas partes, banco y sindicatos, según explicaron fuentes de la negociación a Economía Digital, es que el proceso no sea lesivo para la plantilla, concentrado el proceso en bajas voluntarias y las prejubilaciones.

Así lo ha explicado este mediodía Comisiones Obreras (CCOO) en un comunicado, en el que ha adelantado que se volverán a reunir con el banco el próximo 28 de mayo. "La voluntariedad y la renuncia a medidas traumáticas solo será posible si la oferta realizada es lo suficientemente atractiva".

Los sindicatos volverán a reunirse con el Santander el próximo 28 de mayo

En el mismo documento, el sindicato explica que  "no se entendería que el banco fuera generoso con los niveles más altos de la plantilla (los que estaban en servicios centrales) y fuera cicatero con la red comercial", que es la que está detrás de los resultados que el banco consigue año tras año.

Desde Comisiones Obreras (CCOO) explicaron que esto objetivo completamente era viable porque la compañía cuenta en nómina con suficientes trabajadores de más de 55 años. Por su parte, UGT ha confirmado que el ERE primará las adscripciones voluntarias. En el caso de que con ellas no se cubra, el banco sí que optará por las salidas forzosas. En ellas, se aplicará un criterio de rendimiento y polivalencia.

El Santander repite fórmula

No es la primera vez que el Santander recurre a una empresa de recolocación para buscar empleos a los afectados por sus planes de ajuste de plantilla. La diferencia esta vez está en que su nuevo plan es "mucho más ambicioso", según explican fuentes de la compañía. 

En el ERE de 2016, en el que salieron del banco 1.380 empleados, se recolocaron en otros puestos de trabajo el 100% de los trabajadores que querían seguir en activo.

Un año más tarde, tras la compra de Banco Popular en el verano de 2017, el banco negocio otro ajuste en febrero de 2018 que supuso la marcha de 1.100 trabajadores. El 73% de los que pidieron ser recolocados lo consiguieron hasta el momento y en la entidad esperan llegar al 100% en el segundo semestre de este año.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad