El profesor que viene impartirá los MBA frente a 60 pantallas

stop

Escuelas punteras como IE Business School e IESE experimentan con nuevos espacios de enseñanza que permitan a alumnos y profesor interactuar en tiempo real

Simulación de la Wow Room, ubicada en el IE Business School de Madrid

Barcelona, 05 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

Las escuelas de negocios son lugares de corbata. También en lo que se refiere a los métodos de enseñanza, donde el profesor ha contado tradicionalmente con un peso preponderante en el aula. No en vano los centros punteros para directivos de todo el mundo siguen ofreciendo como gran gancho un plantel de enseñantes de primer nivel, con experiencia y conocimientos demostrados.

Sin embargo, estas escuelas se enfrentan desde hace años a los desafíos que le imponen las nuevas tecnologías. Hoy en día es posible encontrar casi cualquier contenido o manual en internet, al mismo tiempo que proliferan los cursos a distancia, sean gratuitos o de pago, siendo algunos de ellos impartidos por las mejores universidades del mundo. El reto por tanto es claro: seguir diferenciándose gracias al método y al docente, aunque sea a miles de kilómetros de distancia.

¿Pero cómo hacerlo? ¿Puede un profesor impartir una clase en vivo y en directo a alumnos de treinta países diferentes sentados en sus casas con la cercanía y las ventajas de la presencia física? Ante la falta de avances en la teletransportación de organismos vivos, escuelas de negocios punteras han empezado a experimentar con aulas virtuales, paneles multi-pantalla y otras herramientas piloto.

Un tapiz de 48 pantallas

Un ejemplo es el "espacio futurista" presentado hace escasos días por el IE Business School. El antiguo Instituto de Empresa, ubicado en Madrid y reconocido como uno de los mejores centros del sur de Europa, abrió a un grupo de periodistas las puertas de la WOW Room. Dentro de este habitáculo se incluyen 48 pantallas que conforman una especie de tapiz digital de 45 metros cuadrados.

Según explicaron los responsables de la escuela durante el evento, el profesor interactuará a tiempo real desde este espacio en forma de u con los alumnos, reproduciendo situaciones reales, analizando datos en directo y proyectando a expertos mediante hologramas. El docente también podrá impartir la clase desde otra ubicación, mientras un robot desplaza su figura reflejada dentro de la sala.

En el primer año, "100 profesores y más de 1.000 alumnos de 130 países" utilizarán este aula, aseguró Diego Alcázar Benjumea, vicepresidente de la escuela. Los altos costes de innovación y tecnología de un espacio como este se han incluido en los 25 millones de euros que el IE ha invertido en los últimos 15 años en este apartado. 

Clase virtual desde Barcelona

Con un proyecto menos avanzado y del que apenas se conocen pinceladas todavía, el IESE trabaja desde hace meses con una aula virtual que persigue los mismos objetivos. Según explicó el nuevo director de la escuela, Franz Heukamp, en un encuentro con periodistas, este espacio previsiblemente verá la luz en el primer trimestre de 2017. En la Virtual Classroom las sillas se sustituirán por sus correspondientes 60 pantallas.

Desde ellas el docente podrá impartir la clase en directo, fingiendo que los alumnos se encuentran físicamente en torno a él. Este aula virtual, que ahora mismo está en construcción en las instalaciones del IESE en Barcelona, es una solución más para "adaptarse, utilizando la tecnología, a las necesidades y posibilidades de los distintos participantes", explicó Heukamp. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad