La negociación de Alcoa se atasca: los trabajadores piden blindar la plantilla de alúmina y las inversiones

El comité de empresa reprocha a Alcoa que les pida pasar "línea tras línea" sin ofrecer "nada a cambio" tras otra reunión sin acuerdo

Alcoa

El presidente del comité de Alcoa, José Antonio Zan, interviene en una rueda de prensa convocada ante los medios en San Cibrao, en Cervo, Lugo, Galicia, (España), a 9 de noviembre de 2020 / Europa Press

A la sexta tampoco fue la vencida. La reunión entre el comité de Alcoa en San Cibrao y la dirección de la multinacional acabó una vez más sin acuerdo. La empresa pretende modificar el pacto con la parte social que permitió detener la factoría de aluminio ante el elevado coste energético con el compromiso de reactivarla en 2024. Alcoa comprometió unos 103 millones de dólares para las instalaciones, de los que 30 millones se emplearían en la reactivación de las cubas de electrolisis y el resto en inversiones. Sin embargo, los problemas de suministro y la inflación, que elevará significativamente el coste de los equipos prometidos, han complicado la situación.

La multinacional busca ahora modificar aquel acuerdo, pero no consigue alcanzar un pacto con la plantilla. De hecho, «está todavía muy lejos», según el presidente del comité de empresa, José Antonio Zan. El sindicalista reprochó a la compañía que les pida que pasen «línea tras línea», pero «sin dar nada a cambio». Mientras no haya fumata blanca, existe un acuerdo «vigente» y Alcoa «tiene que cumplirlo», recordó.

El empleo y las inversiones

Aunque Zan no entró en detalles, las demandas de los trabajadores parecen ir en dos direcciones. Por un lado, exigen a la compañía con sede en Pittsburgh que ofrezca garantías para la plantilla de la factoría de alúmina, colindante a la de aluminio. Esta planta se encuentra en medio de un recorte de producción debido al encarecimiento del gas que recibe por el gasoducto de A Mariña. Por otro, quieren garantizar inversiones que consideran clave para la fábrica de aluminio. «La empresa no hace más que decir que tenemos que pasar líneas rojas, pero ellos en poco o en nada se están moviendo», insistió el presidente del comité.

El principal problema respecto a las inversiones, como reconoció la propia Alcoa, está en el horno de cocción de ánodos. El pasado noviembre, la multinacional dijo que no estaría operativo en enero de 2024 sino en una fecha posterior. La demora podría alcanzar el año.

Para la semana que viene está previsto que haya otra reunión «para ver cómo acaba este serial», según Zan. «Tienen que darnos respuesta a un par de temas y veremos», zanjó.