Atica, un descubrimiento

stop

Galileu 20, Barcelona 93 490 65 35

14 de enero de 2011 (13:36 CET)

Se trata de un pequeño descubrimiento. Un local sin pretensiones, no demasiadas mesas, algo oscuro pero que se llena cada día por la calidad de su cocina y por su precio. Una característica nada despreciable para esta cuesta de enero. Para asegurarse el tiro, los propietarios mantienen un menú muy decente al increíble precio de 10,5 euros que se agota cada día.

Les llena el establecimiento y asegura la caja, aunque a la vez expulsa a quienes no reservan mesa o llegan después de las tres, que suelen ir con traje y seguramente tirarían de carta. Aunque la relación de platos es breve resulta suficiente, como la de vinos. Pero lo que predomina es la calidad y las buenas formas.

Cocas cuya masa se ha hecho allí mismo, carpaccios, albóndigas, productos normales, comunes, pero bien elaborados. Y, sobre todo, las cremas y las salsas no son pesadas, se digieren bien. Se nota que es un establecimiento nuevo, montado por gente muy joven que empieza, pero que apunta. Tienen un menú degustación, riquísimo, a 27 euros.

Buen sitio para llevar a comensales con los que se tenga algo de confianza y que sean aficionados a conocer sitios nuevos. La mayor parte de los clientes son gente del barrio, desde compañeros de oficinas próximas, a jubiladas y a mamás con la niña a las que el gimnasio no le ha dejado tiempo para preparar la comida en casa. También se detectan a los cocinillas, esos que van buscando nuevas sensaciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad