Cal Xim. El aroma de la brasa

stop

Girona, 145 Barcelona 93 459 20 30 www.calxim.com amigocastellvi@terra.es

07 de enero de 2011 (11:58 CET)

Los propietarios de Cal Xim quisieron reeditar en Barcelona su exitoso local de Sant Pau d’Ordal hace un par de años. Y yo diría que lo han conseguido. Se han establecido en un bajo al que se accede por unos portones de madera que le confieren un aire de bodega que de alguna forma evoca el aire de pueblo que pretendían darle. El comedor principal es pequeño, unas cincuenta sillas. En el altillo tienen un salón privado.

La base de su éxito es una cocina muy personal, aunque se mueva en los parámetros de la tradición, elaborada siempre a la brasa, lo que le da una personalidad clara, perfectamente distinguible incluso en el ambiente del local, que no tiene humos sino que deja notar el aroma que desprende. Una buena parte de su clientela es gente que ya conoce el producto y que sabe que va sobre seguro: los precios no son baratos, pero la carta es única, no tanto porque nadie más prepare esos platos, sino porque la honestidad de la brasa los hace irrepetibles. La mayor parte de las mesas están ocupadas por gentes de empresas, aunque siempre hay alguna pareja dándose un homenaje.

El cap i pota es sensacional, como la hamburguesa de peus de porc o la presa de ibérico. Ya se ve que la carta no gasta bromas en contundencia, pero también incluye platos menos agresivos a base de verduras y pescado, así como entrantes suaves; todo pasado por la parrilla. Se puede ir a trabajar después de comer en este local.

El servicio es muy profesional y entendido en vinos: tiene parte de la bodega a la vista, acristalada, en la entrada, justo después de los portones, una combinación de tradición y diseño que luego preside todo el recinto. La única pega es la relación de vinos, no por sus carencias, que no las tiene –es sensacional– sino por los precios; es difícil encontrar uno que no desajuste la cuenta.

No solo los bolsillos de los particulares se andan con cuidado, sino las notas que se pasan a las empresas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad