Cardenal, Martini, Papa

stop

Javier de Las Muelas cumple diez años con el restaurante Speakeasy, el almacén clandestino del Dry Martini

Pintura mítica de la sala del Dry Martini

09 de febrero de 2012 (08:57 CET)

En febrero de 2002 Javier de las Muelas abrió su restaurante clandestino en Barcelona, el Speakeasy, entre bastidores de la cocina y el almacén de la coctelería Dry Martini. Un lugar especial, que ha reunido a grandes personalidades bajo el romántico halo de lo secreto que copó el espacio rememorando la época de la Ley Seca. Hoy el artífice celebra este aniversario con el nuevo fichaje recién llegado del Drolma, Adrián Marín.


Hace 10 años los amigos de Javier de las Muelas se reunían en el almacén de la mítica coctelería catalana, Dry Martini. Entraban por la puerta trasera de la calle Córcega, dónde un hombre preguntaba por un santo y seña antes de poder acceder, y ellos, los amigos, respondían: “Cardenal, Martini, Papa”, y la puerta se deslizaba en señal de bienvenida a la sala de la factoría de ideas como el artífice solía llamar.

Este espacio emblemático de la Ciudad Condal se convirtió en uno de los punteros, usando su almacén como un lugar de disfrute gastronómico de calidad, anónimo y lujoso bajo lo oculto, flirteó con la clandestinidad y muchos se ocultaron tras él.

El nuevo chef


Javier de las Muelas llevaba tiempo buscando a la persona capaz de aportar toda su experiencia y trayectoria para dar un impulso a la empresa. El curriculum vitae de Marín cayó en sus manos por un amigo, y pronto supo que podría asumir la dirección gastronómica del Dry Team.

Sería injusto decir que Adrián Marín es el nuevo chef de Speakeasy solamente. Marín se ha encargado de gestionar la cocina de Dry Martini, Speakeasy, Montesquiu y Casa Fernández. Ha dejado huella en el Drolma del hotel Majestic de Barcelona y en Can Fabes de Martí Puig, que muchos quisieran para su recorrido profesional.

Marín ha recuperado platos clásicos del gourmand típicos del restaurante, pero además, crea un nuevo concepto: Informal Lunch. Una comida de mediodía de tres platos, postre, bebida y café por 35 euros. Igual que siempre pero mejor que nunca.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad