CiU opta por hacer una campaña de baja intensidad para evitar errores

stop

09 de noviembre de 2010 (12:01 CET)

Los cerebros de la campaña convergente han optado por mantener un perfil bajo durante todo el mes, hasta las elecciones del próximo día 28. A diferencia de otras convocatorias electorales, en las que la visita al notario y un agresivo DVD acabaron protagonizando los debates electorales, Artur Mas y su equipo han decidido evitar cualquier dispersión que pueda perjudicar a los potenciales resultados que les conceden las encuestas.

Así, la tradicional división de los 15 días de campaña (primera semana de propuestas y segunda de debate político con bronca incluida) tendrá otro timing. Las principales propuestas políticas de CiU se conocerán la segunda semana de campaña y todos sus dirigentes tienen órdenes taxativas de no contestar a ninguna de las provocaciones políticas de sus adversarios, especialmente de los socialistas de José Montilla. Mejor no equivocarse, piensan en la calle Còrsega.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad