Ciudadanos casi triplica resultado y es ya el referente del antiindependentismo

stop

La noche electoral

Inés Arrimadas, la dirigente de Ciudadanos será la jefa de la oposición en el Parlament. / Pablo Jiménez

en Barcelona, 27 de septiembre de 2015 (22:49 CET)

Ciudadanos se han convertido en esta noche electoral en la segunda formación del Parlament y en el referente del no nacionalismo en la Cámara catalana. Inés arrimadas, la candidata del partido naranja, será la nueva jefa de la oposición en la legislatura que arranca.

Ocupará ese puesto gracias a un gran resultado que le ha permitido casi triplicar el que tenía el partido hasta el momento. Los ciudadanos pasan de nueve diputados a 25 y, aunque quedan muy lejos de Junts pel sí, la formación ganadora de los comicios con 62 escaños, le sacan bastante ventaja a sus seguidores.

Una candidata de última hora

El PSC se queda con 16 representantes, el PP con 11 y Catalunya sí que es pot y la CUP, con 10 cada uno. Todo un éxito para esta joven candidata, que reemplazó en el último momento como cabeza de lista al líder de su partido, Albert Rivera, cuando éste decidió jugar la batalla política en Madrid.

La historia de ciudadanos sólo abarca una década. La formación nació en los tiempos del primer tripartito, el de Pasqual Maragall, de la mano de algunos socialistas desencantados con el giro catalanista que el PSC dio a su política.

La sorpresa de 2003

Se presentó a las elecciones de 2006 con un claro mensaje anti nacionalista y fue la sorpresa de eso comicios al lograr entrar en el Parlament con tres diputados. Repitió resultado en 2010. Y obtuvo aún mejores augurios en las elecciones de 2012, cuando triplicó su representación hasta los nueve escaños.

Desde entonces no ha hecho más que crecer. Se ha convertido en un partido de ámbito nacional y, amparado por las encuestas, espera lograr un muy buen resultado en las generales que se avecinan llegando a las Cortes Generales con la máxima potencia.

Ocupar el espacio del PP

¿De dónde se ha nutrido Ciudadanos para lograr un resultado tan notable? Sin duda del PP, que ha perdido ocho escaños al pasar de 19 a sólo 11 diputados. A los populares les han pasado factura el desgaste de la gestión, los recortes y los escándalos de corrupción.

Frente a todo eso, Arrimadas ha sabido presentar a su partido como el de la ilusión, la transparencia y la confiabilidad. Pero Ciutadans también ha recogido buena parte del voto que tradicionalmente acaparaban los socialistas.

Pescar en el caladero del PSC

Arrimadas es la candidata más votada en L'Hospitalet, tradicional feudo del PSC. Los ciudadanos nacieron para contrarrestar la deriva soberanista del PSC de Maragall y después de José Montilla. Hoy pescan votos en los pueblos socialistas de toda la vida.

Éxito para los naranja, aunque ese buen resultado deja una duda que ya nunca se despejará: ¿qué habría pasado si Rivera hubiera sido candidato? Son muchos los expertos que piensan que el desenlace hubiera sido todavía mejor.  

     

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad