El Ejecutivo de Mas impone ahora el diseño de las encuestas del CEO para 2016

stop

ELECCIONES CATALANAS

Artur Mas, en un acto de Junts pel Sí en Barcelona

Barcelona, 17 de septiembre de 2015 (20:47 CET)

Sin manías. El consejo rector del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO), que decide y organiza el calendario de encuestas, y el diseño de los sondeos de la Generalitat, impuso este jueves su estrategia frente a la oposición, aunque quedan apenas diez días para las elecciones del 27S.

El consejo rector se renueva íntegramente en el plazo máximo de cuatro meses a partir del inicio de cada legislatura. Pero el Govern de Artur Mas no ha querido esperar.

Con una bronca interna considerable, los miembros del consejo que fueron propuestos directamente por el Govern, y por CiU y ERC, hicieron valer su mayoría. El consejo está formado por un miembro a propuesta de cada grupo parlamentario, por tres catedráticos o profesores vinculados a universidades de Cataluña relacionados con los departamentos de ciencia política, economía o estadística, y por tres miembros designados directamente por el Govern.

Con esa relación de fuerzas, seis miembros votaron a favor de aprobar la nueva programación de encuestas para 2016, cuatro votaron en contra (PSC, PP, ICV y Ciutadans) y hubo una abstención, la de la CUP.

Preparar una estrategia sobre qué se pregunta

¿Qué quiere decir todo eso? Que el consejo rector aprobó encargar durante 2016 tres barómetros, --encuestas generales-- dos sondeos ómnibus, sobre una diversidad de cuestiones, no únicamente electorales; una encuesta sobre la valoración del Govern, y una más sobre el debate de política general en el Parlament.

El CEO ha sido criticado en los últimos meses por diversos especialistas, que le reprochan un sesgo favorable a los encuestados catalanohablantes, de lo que se desprende unas determinadas opciones partidistas.

A pesar de que los miembros designados por los grupos de la oposición mostraron su rechazo –Joan Ferran (PSC); Julian Milián (PP); Ana Sanz (ICV); Montserrat Baras (Ciutadans)-- los miembros de CDC y ERC, y los designados por el Govern directamente, más los tres profesores, se inclinaron por seguir adelante con el plan.


Motivos ténicos

Los motivos que adujeron fueron "técnicos, con la idea de dotar todos los planes con presupuestos para encargar los sondeos a lo largo de 2016", alegan fuentes del consejo rector.

Pero la inminencia de las elecciones aconsejaba, según la oposición, a posponer esos planes, y esperar la nueva composición política en el Parlament.

Así, Jordi Matas y Francesc X. Sánchez, junto con los profesores Josep Ginebra, Eva Anduiza e Ivan Serrano, además de los miembros por designación directa del Govern, Víctor Cullell, Miquel Puig y Federic Udina, votaron a favor, con la única abstención del miembro de la CUP, Marçal Terrades.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad