El lento declive de Pirelli

10 de noviembre de 2014 (19:27 CET)

El fabricante de neumáticos Pirelli arrastra una trayectoria declinante en España, que le ha llevado a perder cerca del 60% de sus ventas en los últimos seis años.

La empresa contabilizó el año pasado una facturación de 129 millones de euros, un 7% menos. Semejante registro no se veía en la casa desde comienzos de los años noventa, hace más de veinte años.

El resultado de 2013 fue positivo, aunque experimentó un fuerte retroceso al pasar de 3 millones a 829.000 euros. La compañía vende sobre todo en el mercado interior y sólo un 10% de sus ingresos procede de las exportaciones.

La cifra de negocio de Pirelli en España alcanzó la cima en 2007, con 313 millones. Coronaba, así, una década de constante crecimiento. Pero a partir de entonces se precipitó por una pendiente de la que todavía no ha podido salir.

Uno de los motivos determinantes del declive reside en la pérdida de competitividad de su histórica fábrica de Manresa, que hubo de bajar la persiana en 2009, después de 75 años de presencia en la capital del Bages. El cierre de ese recinto industrial supuso 225 despidos y ocasionó unas pérdidas de 52 millones de euros.

Pirelli tiene su sede en Barcelona. Daniele de Ambrogio desempeña la presidencia. La plantilla actual se compone de 500 empleados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad