El LuxeStyle Fair decepciona

stop

La primera edición de la feria del lujo catalana, mal organizada y poco exclusiva

LuxeStyle Fair en el hotel Arts

04 de marzo de 2012 (15:05 CET)

Las expectativas eran altas, unión de marcas de primer orden, un salón imponente, el Hotel Arts y el litoral catalán como espectador excepcional. La primera edición de la feria del lujo, el LuxeStyle Fair anunciaba un espacio diferencial, el coliseo romano del lujo, aderezado con la actuación de Rafael Amargo, durante la cena, en el Casino de Barcelona.

El espacio quizá algo pretencioso, si se tiene en cuenta que la verdadera feria del lujo, hoy por hoy referencia, se celebra en otro casino, el de Perelada. Estando en la ciudad adecuada, el momento ideal, justo cuando acababa el Mobile World Congres y un hotel de referencia en la ciudad, el LuxeStyle Fair ha sido una decepción.

Algunos coches de Cars Gallery Barcelona, Aston Martin, Ferrari, Bentley o Maserati, sin duda los adecuados si hablamos de lo mejor, pero insuficiente si lo que se pretende es ser un referente y marcar la diferencia. Bugatti, McClaren, o el excéntrico Lamborghini podrían haber sido los auténticos protagonistas, estrellas de la alfombra roja.

Godiva, la firma de chocolates exhibía bombones en una mesa poco trabajada, donde con dificultad preparaban fresas con chocolate al visitante, después de pagar 80 euros por entrada. Un tópico del lujo, fresas con chocolate, diamantes, pero sin un cartel de Audry Hepburn presidiendo el salón, ni presencia de Tiffany’s. Aunque, escondida, si estaba una de las joyerías de referencia de Barcelona, Rabat.

La fiesta del diamante, el Cocktail Diamond, una iniciativa por parte de la organización en la que los asistentes encontrarían la valiosa piedra en una copa de cava.

Una empresa con una vitrina repleta de lingotes de oro vendía el metal precioso como inversión segura, como alternativa a la inestabilidad de los mercados, dicen. Perfumes para el hogar, venidos desde Londres de la mano de un estudio de arquitectura, la alta fidelidad de Bang&Olufsen o las casas de ensueño de Engels&Wolkers. En definitiva, nada que no encuentres paseando una tarde por el Passeig de Gràcia o bien el Paseo de la Zona Franca, donde se ubica Cars Gallery Barcelona.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad