El mandato de Mas a Puig: Nissan y patronales

05 de febrero de 2013 (11:49 CET)

El conseller Felip Puig compareció el lunes ante la junta directiva de la patronal Foment del Treball. Era su puesta de largo en el cargo ante el empresariado catalán.

Tras la etapa de Francesc Xavier Mena al frente de la conselleria, considerada una época tenebrosa, la asociación tiene depositadas muchas expectativas en que el nuevo responsable de Empresa i Ocupació trate los temas que afectan al mundo empresarial e industrial catalán.

Puig confesó a los empresarios asistentes que Artur Mas le ha puesto dos objetivos prioritarios nada más llegar al cargo.

El primero fue que negociara contrarreloj la permanencia de Nissan en Barcelona y la fabricación de un nuevo turismo cuando la multinacional ya había renunciado por la falta de acuerdo con los sindicatos.

El segundo mandato de Mas es que consiga de una vez la unidad de la representatividad empresarial. Es decir, la fusión de Foment y Pimec, en la que ahora deberá participar activamente también Fepime por imperativo legal.

Sorprendió a algunos empresarios que Mas insista sobre el asunto, puesto que él propio President lo intentó cuando era conseller de Economia y después conseller en cap del gobierno de Pujol y cosechó un sonoro fracaso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad