Galería Joan Prats rejuvenece tras cerrar su histórico local de BCN

stop

La familia De Muga transformará este verano su local de Balmes y apostará por jóvenes talentos

Galeria Joan Prats

13 de junio de 2014 (19:24 CET)

La ley de arrendamientos urbanos hirió de muerte el comercio de toda la vida con el incremento de los precios de alquiler. Miles de locales históricos, desde colmados, hasta jugueterías o locales de arte han tenido que bajar, definitivamente la persiana. Pero la histórica Galeria Joan Prats, situada en la Rambla de Barcelona, ha sabido hacer del desafío una nueva oportunidad. Renovarse o morir.

Patricia de Muga, hija del propietario, explica que la ley de arrendamiento había multiplicado por diez la renta de alquiler. Un nivel que la familia no podía asumir. Pero en vez de considerarlo como un obstáculo, De Muga asegura que les “ha impulsado a replantear la galería”.

De sala secundaria a galería principal

El antiguo espacio situado en el corazón de la capital catalana retiró todas sus obras a finales de mayo y cerró una galería que desde el 23 de marzo de 1976 era referente cultural. Desde Joan Miró hasta Pablo Picasso han formado parte de ella. Pero su historia no acaba aquí. Las obras se han trasladado a la sala que la familia propietaria adquirió en la calle Balmes en 1985.

Este espacio secundario abrió con la intención de exponer obras gráficas. Ahora dará continuidad a la esencia de Rambla con un equipo que también ha notado los cambios. “Seguiremos manteniendo a los artistas de hasta ahora pero también incorporaremos a jóvenes”, explica la hija de Joan de Muga, el propietario.

Espacio industrial en Poble Nou

Para encarar esta nueva etapa, la familia cerrará la galería de Balmes entre julio y octubre para transformar la sala y adecuarla a los nuevos tiempos. Una sala que centrará las miradas culturales y que complementará su oferta con un espacio industrial situado en el barrio barcelonés de Poble Nou.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad