Hacienda y la fiscalía ponen en apuros a un gran grupo familiar catalán al que le detectan cuentas y sociedades opacas en el extranjero por casi 200 millones

14 de diciembre de 2010 (13:46 CET)

La Fiscalía de Barcelona trabaja en las últimas horas en una denuncia que implica a la práctica totalidad de una de las familias más destacadas de la burguesía industrial catalana. En breve, todos los miembros del citado grupo familiar recibirán la notificación oficial del organismo judicial. ¿La razón? La Agencia Tributaria ha puesto en su conocimiento datos que permiten albergar fundadas sospechas de que los integrantes del citado clan tienen abiertas cuentas fuera de España y una red de sociedades que están ocultas al fisco.

La cifra detectada rondaría los 200 millones de euros y está repartida en diferentes firmas instrumentales. Los expertos en delitos económicos han estado recomponiendo la arquitectura financiera fiscal del grupo familiar. Las pesquisas de Hacienda han acabado tomando forma y, a la vista de los indicios, han sido trasladadas a la fiscalía, encargada de planear jurídicamente la reclamación ante los presuntos defraudadores.

Holding empresarial multinacional

Los denunciados forman parte todos del consejo de administración de una importante empresa catalana con presencia internacional. Además, muchos de ellos ocupan cargos de primer nivel en diferentes instituciones de la sociedad civil catalana, lo que puede suponer un contratiempo al ejercicio de esas funciones si prospera la vía judicial.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad