La cadena hotelera Accor lleva seis años en pérdidas

06 de noviembre de 2014 (00:00 CET)

Accor Hoteles España ha llegado a un acuerdo con los propietarios del hotel Lope de Vega, de Madrid, para asumir la gestión bajo el régimen de franquicia. El establecimiento pasará a llamarse Mercure Madrid Centro. Entre tanto, el departamento de inversiones de Accor estudia nuevas iniciativas en Galicia y otras zonas, ajeno a la mala racha que atraviesa la compañía.

Accor posee en España una cartera de 90 hoteles, con las enseñas Novotel, Sofitel, Ibis, Grand Mercure, Mcgallery y Adagio. Desde 2008, la empresa salda sus ejercicios con abultados saldos negativos. En 2012 y 2013 las pérdidas se cifraron en 51 y 43 millones de euros, respectivamente. De esta forma, Accor cierra su sexto año consecutivo con saldo deficitario y acumula números rojos por un importe de más de 200 millones.

Meses atrás, la casa matriz francesa acudió al rescate de su filial española. Le inyectó casi 44 millones de euros, que se aplicaron a recomponer la situación patrimonial mediante la acostumbrada operación acordeón. Ésta significó eliminar del balance, de una tacada, quebrantos por valor de 115 millones.

En tal ocasión, grupo Accor reiteró el respaldo a su subsidiaria, tal como viene ocurriendo desde que ésta entró en pérdidas, y aseguró que le brindará el apoyo crematístico necesario para que pueda continuar sus actividades. La plantilla de Accor en España alcanza las 1.600 personas.

Grupo Accor es la mayor cadena hotelera de Europa. Sus balances arrastran también un crónico problema de rentabilidad, que ha motivado constantes cambios de su cúpula directiva.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad