La Generalitat pide a los socios de Spanair un relevo en la cúpula directiva

10 de noviembre de 2010 (12:49 CET)

El presidente de Spanair, Ferran Soriano, y el consejero delegado, Mike Szücs, podrían tener pocas expectativas de futuro para continuar como los dos máximos ejecutivos de la aerolínea de capital semipúblico catalán. Una parte del Govern de la Generalitat ha encajado con enojo los resultados de la compañía correspondientes al 2009, cuando las pérdidas totalizaron los 180 millones de euros. "Es muy fácil pedir dinero público, pero es más difícil saberlo gestionar con eficiencia", aseguran fuentes del Govern conocedoras del descontento.

Los socios privados de la aerolínea, encuadrados en Volcat y vinculados al lobbye nacionalista Femcat, han sido advertidos por las máximas instancias del Ejecutivo catalán sobre la necesidad de un relevo en la cúpula de Spanair que afectará a los dos máximos altos cargos. Los nombres de Agustín Cordón, actual director general de Fira de Barcelona, o el de Miquel Martí, vicepresidente de la empresa, son algunos de los que se han puesto encima de la mesa como bien vistos por el actual Govern de la Generalitat.

Que el cambio se precipite o no dependerá, según las mismas fuentes oficiales, de los resultados de las elecciones autonómicas, así como de los resultados de la aerolínea al final del presente ejercicio. "De todas maneras, aunque se produzca un cambio de gobierno, los nuevos que puedan venir se van a encontrar con el mismo desastre. Y no olvidemos que Soriano fue un nombre pactado por Castells y Femcat en su momento".

Otras fuentes del accionariado han asegurado desconocer este malestar, aunque en la mayoría de los consultados no provocaba extrañeza a la vista de la evolución de la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad