Los siete yates del futuro: el lujo por el lujo (1/2)

stop

La lucha por conseguir el yate más lujoso y perfeccionar la tecnología 'híbrida' resumida en los siete yates más novedosos del mercado

WHY, Wally-Hermes Yachts

23 de diciembre de 2011 (20:54 CET)

Los avances tecnológicos y la pasión por el lujo hacen que, cada día más, ingenieros y nuevas tecnologías se unan para diseñar las máquinas del mar más potentes del mercado.

La irreverencia en el mundo del lujo es lo que empuja a los multimillonarios a encargar estos espectaculares yates. Algunos hacen méritos para el “ahorro” de los superyates, otros directamente consiguen las prestaciones más ostentosas que se puedan imaginar.

El yate con alas que puede volar

Este yate está provisto de todo tipo de lujos y además esconde unas alas que le permite volar. La idea pertenece al francés Yelken Ocuri, un diseñador de cabinas para Airbus. La base de este portento del diseño industrial está en los mástiles que pueden cambiar su posición de vertical a horizontal convirtiéndose en alas mientras que unos rotores en la parte trasera sirven como propulsores.


El yate que se convierte en submarino


Este yate no solo sirve para navegar, sino que se convierte en un submarino con el que bucear en la profundidad del océano. Su nombre oficial es U-010, un nombre que evoca al de un submarino y que no tiene nada que envidiar a otros yates, con la diferencia de que puede cerrarse herméticamente, sumergirse y desplazarse gracias a unos motores eléctricos.

El mega yate con garaje


El Stand Craft 122 es un mega yate que lleva un garaje incorporado e incluye un coche diseñado a medida para él. De momento es sólo un concepto que espera a ser pagado por una cartera potentada que pueda hacerse con esta maquina marítima que cuenta con dos motores Rolls-Royce de 14.000 CV, lo que le permitirá ir a 55 nudos, unos 100 kilómetros por hora.
Obviamente, el coche tendría que hacer justicia a este navío y lo que han pensado es que esté propulsado por un motor de 880 CV, lo que le permitirá alcanzar una velocidad máxima 375 kilómetros Km/h. Aunque esta vez, en tierra firme. El yate de 38 metros llevará un interior diseñado al más puro estilo Art Decó en el que no faltarán las televisiones de 52 pulgadas y un sistema de sonido de Bang & Olufsen en todas las habitaciones. Esto es solo una idea por el momento, por lo que no se ha fijado un precio, pero Strand Drafts son quienes lo han proyectado y ahora buscan clientes interesados para llevarlo al mundo real.

El “pequeño” transatlántico

A este portento del mar lo llaman “pequeño” porque para ser un transatlántico es más bien de poca envergadura pero por su distancia de babor a estribor lo afianza al océano más duro. Lo han llamado WHY, es la abreviatura de Wally-Hermes Yachts. El lujo de este yate no se basa solo en la cantidad de griferías, tiradores y apliques de oro que puedas encontrar en su interior, sino en que es una mansión de lujo flotante, con espacios para vivir, relajarse en la biblioteca, darse un baño en la piscina con termo regulable de 25 metros o simplemente tomar el sol en la mini-playa de la que dispone. WHY cuenta con un largo listado de lujos incomparables que permiten cruzar los océanos más extensos del planeta Tierra con la máxima comodidad imaginable. Sus 58,5 metros de largo, 38 metros de ancho crean un espacio en triangulo de 3.900 metros cuadrados practicables jamás visto en un yate. Además de un helipuerto tiene 960 m2 de paneles termovoltáicos con los que tiene capacidad para ahorrar 160.000 litros anuales de combustible.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad