Los trabajadores de La Sexta se preparan por si son despedidos

stop

MOVIMIENTOS EN LAS TELEVISIONES

El presidente del Grupo Planeta i vicepresidente de Banc Sabadell, José Manuel Lara

16 de diciembre de 2011 (17:04 CET)

La mayoría de trabajadores de los servicios informativos de La Sexta ya se está preparando para un escenario en el que puedan ser despedidos después de la adquisición de la televisión (cuyos dueños eran las productoras españolas Mediapro y Globomedia, y la mexicana Televisa) por parte de Antena 3, del grupo Planeta.

"Estamos recogiendo nuestras mejores piezas y guardándolas todas en un 'video currículum' por lo que pueda pasar", comenta uno de los trabajadores de La Sexta Noticias. Y eso que, por el momento, desde la dirección de la compañía se ha emplazado al equipo de periodistas a no precipitarse ya que las decisiones no están tomadas, y a "seguir trabajando duro para demostrar a los nuevos jefes que somos más productivos que nadie".

Desde dentro de la compañía no se sabe qué acabará pasando con ellos. Y se barajan varias opciones. En primer lugar, se ha comentado que hasta que los accionistas no aprueben la fusión en el primer trimestre del año no se pondrá en marcha el proceso.

El hecho de que La Sexta trabaje en su mayoría con productoras y que por tanto no tenga muchos empleados propios añade más incertidumbre. El ejemplo de Cuatro, donde hubo un número importante de despidos tras su adquisición por parte de Telecinco (Mediaset) sólo sirve en parte, porque en este caso los trabajadores formaban parte de la propia televisión, y Telecinco decidió qué parte de ellos le interesaba y qué parte no.

En el caso de la compra de La Sexta, pudiera ser que Antena 3 intentara que con sus profesionales se realizaran también los servicios informativos de La Sexta, como hizo Telecinco con Cuatro (a muchos profesionales que iban a cubrir informaciones se les daba una 'alcachofa' de Telecinco, otra de la anterior televisión de Prisa y, en ocasiones, una tercera de Atlas, la productora audiovisual de Mediaset).

Pero también podría ser que decidieran contar con la fuerza laboral de la anterior cadena de Jaume Roures. Según dicen los propios trabajadores de La Sexta, su 'ventaja' competitiva es que son los que menos cobran de todas las cadenas generalistas. El sueldo base de un redactor que entra a trabajar allí ronda los 24.000 euros, muy por debajo de la media del sector. "Somos los peor pagados de toda la televisión", aseguran.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad