Mas, preocupado con las patronales, quiere fusionarlas

stop

 

04 de julio de 2011 (14:08 CET)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, anda preocupado por la disputa que mantienen las patronales catalanas a propósito de su representatividad institucional. De un lado, Pimec, organización con la que él y su partido siempre han mantenido una coincidencia de propósitos. Pimec está bien asentada entre el tejido de las pymes y eso siempre bien visto y valorado por el entorno convergente. Por otro lado, está Foment, que siempre mantiene una excelente relación con Unió Democràtica, pero no tan regular con sus socios de Convergència Democràtica.

En el Govern ven a Foment como un peligroso reducto del PP. En Foment, por contra, ven a Mas y su equipo como un sanedrín de pretenciosos políticos con veleidades independentistas. Para más inri, se agrega un tercer elemento: Fepime, una derivada de Foment que se creó para negociar una fusión con Pimec que acabó en fracaso.

Al frente de Fepime se halla Eusebi Cima, empresario que mantiene buena sintonía con el entorno convergente, pero también con el popular, e incluso con Madrid.

Cuando el TSJC ha sentenciado que Fepime tiene también representatividad en Catalunya, el Govern se ha visto obligado a recurrir ese fallo jurídico que dejaba en entredicho sus dictámenes y práctica habitual con el mundo empresarial.

Mas, harto de todo este baile, ha dado instrucciones para que se solucione rápido y de una vez. Él mismo ha decidido participar para lograr la mayor celeridad. ¿La solución? Les ha pedido una fusión de las patronales de pymes. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad