Mas se desdobla en público para justificar sus 100 días

06 de abril de 2011 (18:48 CET)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, cumple los 100 días en el Gobierno con un frenético ritmo de apariciones públicas que tienen por objeto darle cobertura a su gobierno. El jueves, sin ir más lejos, el jefe del Ejecutivo catalán hace doblete. Por un lado participa en la comida-debate Barcelona-Tribuna, que patrocina La Vanguardia, y luego, a la noche, se deja entrevistar por TV3, la televisión pública catalana, donde su directora, Mònica Terribas, ejercerá de entrevistadora. En el segundo de estos casos, en el límite de lo que dice la nueva ley para periodos electorales y actuación de los políticos.

Pero por si todo eso fuera poco, hoy mismo, miércoles, Mas realizará una conferencia bajo el título "100 días de cambio". La programación propagandística no tiene ninguna objección, salvo que está programada apenas una hora antes de que comiencen los prolegómenos del partido de Champions League que juega el Barça.

En algunos ámbitos empresariales, el frenesí de Mas al cumplir los 100 días de mandato se relacionan con el escaso éxito que ha tenido su "gobierno de los mejores". Es más, en algunas de las principales organizaciones patronales catalanas se ironiza con ese asunto. "El único que gobierna y tiene iniciativa es el propio presidente. En lo personal, Mas es un buen ejecutivo, pero se ha equivocado en más de una elección", dice uno de los grandes patronos.

El fracaso de la cumbre anticrisis de la semana pasado y la inacción y falta de conocimiento de algunos de sus consejeros, unido todo ello a una política de comunicación mejorable, lleva al mundo empresarial a tomar alguna primera distancia con el gobierno catalán pese a su entrega ideológica a los postulados económicos que defiende.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad