Mon, un lujo al alcance de cualquiera

stop

Provenza, 93. 93 410 64 54 www.monrestaurant.cat [email protected]

18 de febrero de 2011 (17:16 CET)

El local es modesto, pero bien montado. Muy nuevo, de principios del 2010, con decoración en verde y blanco, en plan relajante, bien planteada por sencilla y cómoda. Es uno de estos restaurantes que ahora llamamos bistronómics, de la familia del Blau BCN o del Embat, y que probablemente han llegado para quedarse y para hacer escuela.


Consiguen algo muy difícil, pero que merece la pena, sobre todo para los clientes, muchos de ellos médicos de los hospitales cercanos, pero también de empresas como Nestlé o Grupo Ferrer. En este caso, por un menú de 14,90 euros da muy bien de comer, de lujo; no entiendo cómo le salen los números. La carta, con un precio medio que oscila en torno a los 32 euros, es sensacional; corta, con unas cinco ofertas en cada capítulo, pero estupenda. El canelón de salmón ahumado relleno de crema de berenjena y los raviolis embutidos de setas, sencillos y apetitosos como primeros; vieiras con un caldo de algas y el secreto ibérico, inmejorables como segundos.

El vino se puede consumir por copas a precios razonables. Tiene el detalle de servirte un aperitivo, que puede ser desde unas patatas en salsa picante a un mejillón escabechado; de la misma forma que te regala un pequeño postre, como una minimadalena deliciosa o una chuche de fresa.

El propietario y cocinero, Jordi Barba, ha elegido un buen emplazamiento para su local –nueve mesas en la planta baja y cinco en el altillo-, en la calle Provença, debajo de la Escola Industrial, una calle llena de propuestas de ocio que parece un nuevo cluster gastronómico, y que muy cerca puedes encontrar desde una barra japonesa de sushi a un establecimiento que se autodefine como el restaurante del barrio, además de otras alternativas de copas y comidas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad