Muga promociona su crianza 2009 en Barcelona

stop

Los hermanos Manu y Juan hicieron una presentación de su vino en el 7 Portes

Manu y Juan Muga. ARCHIVO

14 de mayo de 2013 (21:26 CET)

Manu y Juan Muga están en Barcelona promocionando el vino que constituye la base principal de su negocio, el tinto crianza. Para la ocasión han elegido el del 2009 porque se trata de una producción de características que resumen y concentran la idea que esta bodega riojana tiene de un crianza, que son bastante especiales.

Elaborado con uvas tempranillo, garnacha, mazuelo y graciano, se trata de un vino que, por su tratamiento, podría pasar por un reserva. De hecho, lo exportan como tal, aunque para el mercado nacional prefieren comercializarlo como crianza: seis meses en cuba, 24 en barrica y doce meses más en botella. Los expertos aseguran que puede guardarse hasta el 2020.

Los hermanos Muga hicieron una presentación de su vino en el 7 Portes, en el marco de una comida mar y montaña confeccionada para la ocasión por el chef Jean Luc Figueras y que sirvió para hacer una degustación de sus elaboraciones riojanas.

El crianza 2009 acompañó al guiso de pollo con langosta. Antes, el cava Conde de Haro, de la misma casa, había amenizado el aperitivo de jamón y anchoas del Cantábrico. Y el blanco, confeccionado con miura y malvasía, y reposado en barricas de roble, había servido para las tiras de rape en tempura.

Finalmente, el Prado Enea del 2005, el orgullo de la casa, servía de excusa para tomar unos quesos. Hecho con las mismas uvas que el crianza, con 12 meses de depósito, 36 en barrica y otros 36 en botella es uno de los mejores riojas, que puede madurar muy bien en botella otros 15 años. En realidad, el Prado Enea se alimenta de las mismas cepas que el crianza. La diferencia está en que, cada temporada, en función de la calidad de la añada, los bodegueros destinan la producción a un vino más temprano, o al más reposado, con reserva.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad