Pinturas Titán sigue ganando dinero

12 de diciembre de 2014 (08:26 CET)

El fabricante de pinturas Industrias Titán, de El Prat de Llobregat, está capeando la crisis sin demasiados sobresaltos, gracias a la extraordinaria robustez de su balance.

Aunque las ventas se han resentido, la firma no ha dejado de ganar dinero todos los años, pese a las serias dificultades que afronta la inmensa mayoría de las empresas del sector, como consecuencia del desplome de la construcción, su máximo cliente.

En 2007, Titán facturó 154 millones de euros y declaró un beneficio consolidado de 3,3 millones. El año pasado, las ventas se habían cifrado en 114,4 millones y el resultado neto, en 2,4 millones. En comparación con el ejercicio precedente, el giro retrocede apenas un 1%, mientras que el beneficio se multiplica por veinte.

Acaso el epígrafe más descollante de la casa sea el de los recursos propios, que alcanzan los 105 millones. Titán emplea a 642 personas, casi 200 menos que siete años atrás.

El balance de la compañía encierra una joya de gran valor. La compañía posee de antiguo un paquetón de más 5,6 millones de acciones de Banco Santander, valorado a precios de mercado en unos 40 millones de euros. Tales títulos le reportan cada año jugosos dividendos que pasan directamente a nutrir la cuenta de resultados.

Industrias Titán pertenece al empresario Joaquín Folch-Rusiñol Corachán. Su esposa Virginia Faixat posee un cupo minoritario de acciones. Folch es, desde el año 2000, miembro del consejo de Banco Sabadell.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad