Playeras, Cayetano y Bankinter

25 de julio de 2012 (16:37 CET)

El verano ha llegado a Bankinter y con él, el desaliño. La ligereza en los códigos de vestuario responde, como no, al intenso calor que castiga Madrid. La canícula quema la piel, las noches son las más calurosas desde 1920, cuesta respirar y las jaquecas aplastan a los osados que mantienen un ritmo similar al de invierno. Así que María Dolores Dancausa ha decidido autorizar al departamento de tesorería para que trabaje en bermudas y playeras. No está la contabilidad como para que sus responsables se sofoquen. Al menos por el clima.

Y si de acaloramientos hablamos, remarcable los de las trabajadoras de la sucursal número 1 de la entidad, según sus compañeros. Aunque primero se asustaron. Es la oficina central y donde los clientes más populares acuden a poner al día sus asuntos. Sin embargo, nadie se esperó que uno de los VIP se presentara en semejantes guisas, es decir irreconocible.

En la última visita al banco, el torero Cayetano Rivera Ordónez lucía los síntomas de una larga pelea con la cuchilla de afeitar, con el barbero y con el armario. La ropa que vestía no aguantaría ninguna de sus múltiples portadas, según los testigos. Tal era su aspecto que, hasta que comprobaron la identidad para atenderle, clientes y trabajadores se temieron un final digno del atraco mejor filmado en Hollywood.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad