Roca, al lado de Unió: "Sin capacidad de acuerdo, no hay futuro político en Cataluña"

stop

El ex dirigente de CDC elogia al candidato democristiano, Ramon Espadaler, y recuerda que se debe ser "fiel a las instituciones"

Miquel Roca, durante un almuerzo informativo en Barcelona

en Barcelona, 15 de septiembre de 2015 (14:50 CET)

Miquel Roca, el dirigente de Convergència que discrepaba periódicamente de Unió, está hoy al lado de los democristianos. Ante la gran incertidumbre que se cierne en Cataluña ante el 27S, Roca ha recordado que Unió "siempre ha sido fiel a las instituciones" y que esa constante es importante ahora "en un momento de cambio, de legítimo cambio, pero en el que es necesario ser fiel al pacto, al acuerdo".

Roca ha presentado a Ramon Espadaler en el foro Barcelona Tribuna, con prudencia, pero con toda la intención de que el candidato de Unió pueda jugar un papel relevante en el Parlament que surja el 27S. "Su trayectoria y la de Unió me ratifica que debe tener una participación necesaria en el futuro de este país", ha asegurado el que fuera mano derecha de Jordi Pujol. Es decir, Roca quiere que Unió pueda influir a partir del 28 de septiembre, con la idea de que condicione al próximo gobierno catalán.


Contra el inmovilismo

Roca ha recordado que su padre fue uno de los fundadores de Unió, y que el partido democristiano "fue el primero que le ofreció fidelidad al President Companys en un momento muy difícil, parecido al de ahora, de cambio".

Con esas palabras de apoyo, Espadaler ha insistido en que el papel de Unió debe ser el de recuperar la capacidad de acuerdo, en contra del proceso independentista, pero también del "inmovilismo y de la laminación de competencias del PP". Espadaler pide aprobar una disposición adicional en la Constitución, que no suponga una reforma que sería muy complicada, y que se reconozca a Cataluña como nación.

¿Quién defiende la obra de gobierno de CiU?

En el coloquio posterior, con diferentes preguntas acerca del papel que podría ejercer Unió en el Parlament, Espadaler ha insistido en el que será el gran mensaje de los democristianos: "Es probable que Artur Mas no sea el próximo presidente de la Generalitat". El argumento es que una coalición de los partidos de izquierda, con ERC y la CUP, junto a Catalunya si que es pot, en la que se integra Podemos, podría dejar en la estacada a Convergència, y a Artur Mas. 

Espadaler no ha dudado en criticar con dureza a Junts pel Si, la lista en la que Mas figura como número cuatro. "Todavía no he oído a nadie de esa candidatura defender la obra de gobierno de CiU", ha asegurado, con pullas a Convergència, por haber dejado de lado una máxima de los gobiernos de Pujol, el de la defensa de la "obra feta". 


Esperar al 20D

En esta legislatura, sin embargo, tampoco podría CiU, en caso de seguir unida, destacar la obra realizada, porque Artur Mas enfocó, desde noviembre de 2012, su gobierno al llamado derecho a decidir. 

El candidato de Unió ha insistido, ante un foro de empresarios y directivos, que lo más prudente sería "esperar a las elecciones del 20 de diciembre para saber el margen político que puede quedar para la negociación". Pero Mas, públicamente, ha apostado por iniciar, si tiene mayoría absoluta, la hoja de ruta soberanista que pactó con Esquerra Republicana. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad