Sánchez-Camacho acapara todas las miradas en la boda del hijo de Lacalle

stop

La presidenta del PP catalán deslumbró a los asistentes con un vestido fosforescente que dio mucho de qué hablar en la ceremonia

08 de octubre de 2012 (16:50 CET)

Este sábado en Barcelona se celebró un bodorrio por todo lo alto. Más de 600 personas acudieron al enlace del hijo del presidente del Barcelona Meeting Point y ex dirigente del consorcio de la Zona Franca, Enrique Lacalle, con la abogada Lila Coghan.

La ceremonia congregó a personalidades relevantes de la Ciudad Condal como el presidente del grupo de comunicación que lleva su nombre, Javier Godó, el ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, e incluso los presidentes del FC Barcelona y de Real Madrid, Sandro Rosell y Florentino Pérez, justo un día antes de enfrentarse en el césped del Camp Nou.

Todos acudieron con sus respectivas parejas y luciendo las mejores galas pero, sorprendentemente, todas las miradas fueron a parar a la presidenta del PP, Alicia Sánchez-Camacho.

Con un vestido verde fluorescente, largo, con cola recogida y plisado, Sánchez-Camacho logró acaparar toda la atención, sobre todo de las féminas, que destacaron la indumentaria por la originalidad del corte y su llamativo color. Tanto fue así, que la líder de los populares catalanes consiguió eclipsar a la propia novia que era la protagonista del día.

Tras una ceremonia religiosa en una parroquia del lujoso barrio de Pedralbes de Barcelona, los invitados acudieron al banquete que se celebraba en el Castell de Sant Marçal en Cerdanyola del Vallès.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad