Satri House, la perla de las escapadas

stop

Luang Prabang, declarada patrimonio mundial de la Unesco, esconde el paraíso del huésped

Uno de los jardines de Satri House

27 de septiembre de 2011 (12:12 CET)

El sureste asiático ha eclipsado con todas sus costas y playas a Laos, un país desconocido por el turista que no tiene nada que envidiar al resto que le rodean.

Un básico cultural y espiritual de la zona es Luang Prabang. La perla de Asia, declarada patrimonio mundial de la Unesco. En este paraíso vegetal, literalmente bañado por las orillas del río Mekong, se esconde otro paraíso, el del huésped. El Relais & Chateau Satri House es el perfecto lugar donde perderse y descubrir el verdadero sosiego.

Cada apartamento es distinto, amparado por el más puro lujo asiático combinado con estilo colonial francés. Bibliotecas y salones envueltos de las distintas músicas de agua.
Fuentes, jardines y lagos de flores de loto que crean intimidad y espacios privados para el invitado.

Rodeado de comodidades discretas y servicio con solera asiática, relajarse en el spa, disfrutar de un masaje laosiano, dar un paseo por la ciudad-jardín en una de las bicicletas que ofrece el hotel, o simplemente leer un buen libro en alguno de sus jardines resultan un placer incomparable en este desconocido país del sureste asiático.

Satri House fue la residencia del príncipe Soupha-novong. Desde su apertura hace un año escaso Lamphonne, creadora de Satri House, con la atención sublime de Joffrey Gris, perpetúan la tradición hospitalaria de los antiguos reyes de Laos, que a veces vuelven, dicen, a reencarnarse en este sitio mágico.

El complejo ofrece 25 suites, deluxe, junior suite y SatriHouse suite. La más pequeña es de 35m2 cuidada hasta el más ínfimo detalle. Los precios oscilan entre 140 y 300 euros la noche.

No olvidéis probar la carta del restaurante que propone un sinfín de platos tradicionales laosianos con un toque afrancesado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad