Telepizza espera volver a los beneficios, después de un trienio negro

04 de noviembre de 2014 (18:58 CET)

La empresa Telepizza, de San Sebastián de los Reyes (Madrid), ha recortado su deuda a la mitad, gracias a la conversión de créditos recibidos del fondo de capital riesgo KKR, por acciones de la propia cadena de comida rápida.

De esta forma, el fondo norteamericano pasa a poseer el 36% de Telepizza. Otros dos fondos, Permira y Carbal se mantienen como accionistas de control, con el 51% del capital. El presidente de Telepizza es Pedro Ballvé Lantero.

Con el canje de deuda por recursos propios, el pasivo exigible se comprime de 485 a 285 millones de euros. Esta rebaja acarreará un notable alivio de la carga financiera, que el año pasado drenó una masa considerable de recursos e hizo que el resultado financiero arrojase un saldo negativo de 15 millones. Sin esta rémora, la cuenta de resultados experimentará el año que ahora corre un cambio sustancial y volverá a los números negros.

La llegada de la crisis supuso para la cadena una importante pérdida de clientes, de la que todavía no se ha recuperado. Con la excepción del ejercicio 2010, el último sexenio ha significado un alud de tinta roja sobre sus cuentas, con un saldo deficitario total de 85 millones. El quebranto se concentró sobre todo en el último trienio, que supuso unas pérdidas acumuladas de 70 millones. El pasado año, las ventas se redujeron de 227 a 209 millones. Desde los máximos de 2008, el giro ha caído una cuarta parte.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad