Un Hispano-Suiza modelo Alfonso XIII, a subasta

stop

Los fabricantes sólo realizaron cinco ejemplares, uno de ellos fue encontrado tras 40 años en un garaje

Hispano Suiza modelo Alfonso XII con carrocería Alin & Lautard

27 de febrero de 2012 (09:46 CET)

Hispano-Suiza creó cuatro vehículos exclusivos de edición limitada, bautizados con el nombre del por entonces Rey de España, Alfonso XIII, por su pasión por los automóviles. Su afición le llevó a tener una impresionante colección de más de 30 modelos biplaza. La empresa coleccionista RM Auctions subastará una de éstas joyas de cuatro ruedas en Amelia Island (Florida, EEUU) el próximo 10 de marzo.

Ahora, conocido como uno de los mejores deportivos de su generación, la doble berlina es de lo más lujosa. La empresa de carrocerías de alta gama Carrosserie Alin & Lautard fue la encargada de construir esta máquina digna de reverencia, que ahora no admitirá pujas por menos de 750.000 dólares.


Dos coleccionistas localizaron el Hispano-Suiza en los años ochenta. Era propiedad del Marqués de Sanlúcar de Barrameda, y antes había sido del abuelo, el Rey. Llevaba más de 40 años aparcado y restando algunos daños en la pintura y los tapizados, el vehículo se encontraba en muy buen estado.

Ficha técnica

El modelo Alfonso XIII o también llamado T45, fue construido en 1913 con número de chasis 718. Era básicamente un modelo descapotable, pero sin embargo, bajo pedido, podía tener otras configuraciones. El modelo se caracterizó por sus grandes faros circulares, ubicados junto a sus defensas delanteras. Era el primer modelo de la marca en lucir el logotipo de la fábrica en el radiador.

En sus inicios, tenía un motor delantero longitudinal de cuatro cilindros en línea con 3.619 de cubicaje y 64 CV de potencia, para entonces un auténtico bólido. Poseía caja de cambios manual de tres velocidades y tracción en las ruedas traseras. Alcanzaba una velocidad máxima de 120 km/h.

Fundada en Barcelona

Hispano-Suiza fue fundada en Barcelona en 1904 por los empresarios españoles Damián Mateu y Francisco Seix, junto al ingeniero suizo Marc Birkigt. La empresa tuvo un gran desarrollo durante el primer tercio del siglo XX, llegando a fabricar motores de aviación, marinos, vehículos de transporte y bélicos, así como de armas.

En 1946 sus activos fueron vendidos al Instituto Nacional de Industria (INI), con lo que se creó ENASA, fabricante de automóviles bajo la marca Pegaso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad