Más que unos Presupuestos Generales del Estado

Tanto en Madrid como en Barcelona o en Bilbao, los presupuestos son interpretados como el modo de mantener un sólido bloque político para evitar el avance de la derecha española

La tramitación y aprobación de los presupuestos generales del Estado tiene la virtud de actualizar la capacidad de acuerdos de un gobierno y establecer qué políticas prioriza sobre otras. Los presupuestos expansivos que plantea el gobierno de coalición, PSOE y Unidas Podemos, se centran en lo social pero también en cómo cristalizar la España plurinacional o diversa para forjar un frente capaz de debilitar el avance de la derecha.

La derecha liderada por el PP puede enviar un mensaje rotundo a los ciudadanos mostrándose como la opción a votar en unas próximas elecciones generales si consigue ganar las elecciones autonómicas de Andalucía sin tener que recurrir a Vox para obtener mayoría para gobernar.

El acuerdo del PSOE con ERC y PNV dibuja un nuevo acuerdo de las fuerzas políticas periféricas con el PSOE para mantener la gobernabilidad de España. El PNV ha conseguido la gestión del ingreso mínimo vital en el gobierno vasco y, consecuentemente, que los ciudadanos vascos perciban que es el gobierno vasco el que paga y no el Estado.

Por otra parte, ERC ha declarado la promesa de que la ley audiovisual mantendrá la protección de cuotas de emisiones de producciones en catalán y en el resto de lenguas cooficiales. Ambas negociaciones van en la dirección de conseguir consolidar, paso a paso, un frente común para evitar el triunfo de la derecha.

Mientras el PP sabe que necesita lograr un gran resultado electoral para poder gobernar España, el PSOE trabaja para, sea cual sea el resultado, poder seguir gobernando España siempre que la aritmética lo permita. Mientras el PP necesita separar su futura oferta electoral de la imagen de un consejo de ministros formado con miembros de Vox, el PSOE ha logrado sumar el apoyo de la izquierda radical, de los soberanistas y de los nacionalistas. Con cada nuevo acuerdo, el PSOE va ejercitando a su electorado para adaptarlo a un modelo de España cada vez más descentralizado.

Los presupuestos tienen la virtud de presentarse como una nueva tabla de ejercicios para España, basada en dotar más ayudas a los jóvenes, becas, bonos culturales, ayudas en la vivienda, más inversión en ciencia e innovación, más gasto público y más financiación autonómica con la ayuda de los fondos europeos. Dichos presupuestos obligan a las fuerzas soberanistas y nacionalistas, sobre todo al PNV, a desplazarse hacia la izquierda española para seguir manteniendo políticas de derechas en el País Vasco.

Sirven para cohesionar España, establecer políticas sociales y afrontar la crisis económica, apoyados por ERC mientras sigue buscando la fórmula para celebrar un referéndum de autodeterminación para Cataluña. Uno de los aspectos más interesantes de estos presupuestos es que, tanto en Madrid como en Barcelona o en Bilbao, son interpretados de la misma forma: como el modo de mantener un sólido bloque político para evitar el avance de la derecha española.

Fèlix Riera