Mesas cuadradas o redondas

La imagen de la mesa cuadrada o redonda se utiliza como estrategia para mantener intacta la esperanza de que es posible alcanzar un acuerdo o para reafirmar sus posiciones

Todo empezó con la mesa de diálogo entre el gobierno de la Generalitat y el gobierno español para abordar el denominado conflicto catalán. Desde entonces, han proliferado en la política españolas una sucesión de distintas mesas: a mesa de diálogo, la mesa para la verificación de los acuerdos entre Junts Per Catalunya y el PSOE en Suiza, la mesa de verificación entre ERC y el PSOE para hacer el seguimiento de sus acuerdos y la mesa de negociación en Bruselas entre el PP y PSOE para acordar la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

Mesas cuadradas o redondas donde se busca hacer la cuadratura del círculo de la política española y catalana. Una superficie horizontal, lisa y plana, en la que se refleja como un espejo la mesa – diálogo, la mesa – disputa, la mesa – acercamiento, la mesa – alejamiento, la mesa- frontera.

Las mesas como herramientas para acuerdos

El desplazamiento de la política del parlamento a la mesa entre partidos o instituciones permite establecer patrones políticos reales/logros e imaginarios/relatos. Estas mesas se asemejan a artefactos que han de contribuir a avanzar en acuerdos pero, al mismo tiempo, han de servir para mostrar la distancia inabarcable que hay entre los participantes. No es de extrañar que la política española se balancee entre la superación de los conflictos y la instalación definitiva en ellos.

Lo que todo el mundo está de acuerdo es que, si no se alcanza ningún acuerdo ni se establece ningún pacto, la culpa no la tendrá la mesa.

Hay quienes consideran que son mesas de verificación, de negociación y de acuerdos placebos; y otros que entienden las mesas como el único camino para resolver los conflictos.

Resulta interesante observar que, mientras que muchos países reclaman el retorno a la soberanía de los Estados para neutralizar la globalización y sus efectos uniformadores, sea España el país que tenga menos problemas para evidenciar que sus problemas se deben resolver fuera de sus fronteras.

Hay quienes consideran que para dar autenticidad a la política es necesario visibilizar instantes de tragedia y heroicidad para que los ciudadanos sigan vinculados a los políticos que votan.

Mesas para permitir o bloquear ideas

La imagen de la mesa cuadrada o redonda se utiliza como estrategia para mantener intacta la esperanza de que es posible alcanzar un acuerdo o para reafirmar sus posiciones.

Mesas para diluir el vértigo a perder y también a ganar. Son entendidas como mesa-membrana, porque tienen la propiedad de permitir o bloquear las ideas o argumentos de los que se reúnen a su alrededor.

Lo que todo el mundo está de acuerdo es que, si no se alcanza ningún acuerdo ni se establece ningún pacto, la culpa no la tendrá la mesa.

Deja una respuesta

o inicie sesión con