El euríbor sube pero las hipotecas bajan

El euríbor empieza el año bajando las hipotecas hasta 200 euros

stop

El euríbor cerrará enero en el -0,250% tras su quinta subida consecutiva, pero las hipotecas que se revisen se abaratarán

Barcelona, 30 de enero de 2020 (13:35 CET)

El euríbor cumple este enero cuatro años consecutivos en negativo, algo que hasta 2016 nunca había pasado. Eso significa que las hipotecas firmadas en los años previos a la crisis, que tenían diferenciales muy bajos porque el euríbor era alto, están pagando cuotas relativamente cómodas. Y cada vez más, pues en enero, pese a subir el índice hipotecario de referencia, los créditos se abaratarán hasta 200 euros anuales.

A falta de un día para que termine enero, el euríbor apunta a que cerrará el mes en el -0,250%, después de subir 11 puntos básicos con respecto a diciembre. Se trata del quinto mes consecutivo de escalada, después de que la expectativa de la llegada de Christine Lagarde a la presidencia del Banco Central Europeo lanzara el mensaje de que las resistencias de la institución a subir los tipos de interés se relajarían.

Gracias a las señales que lanzaba el BCE, en septiembre el índice de referencia para las hipotecas variables —las hipotecas fijas no se revisan, como su propio nombre indica— empezó a subir. No obstante, las personas y familias a las que les toque revisar la cuota que pagan por su piso o su casa, saldrán ganando, aunque con cifras todavía modestas.

Lo que explica el abaratamiento de las hipotecas a pesar de la subida del euríbor es que hace un año, el índice era más alto. La gran mayoría de los créditos hipotecarios se revisan anualmente, con lo que hay que comparar la cifra de enero con la del mismo mes de 2019. Hace un año, el índice era del -0,116, con lo que esta diferencia se traduce en una cuota algo más barata. La bajada afecta a hipotecas existentes que tienen que revisarse, no a las nuevas.

Así bajan las hipotecas variables con el euríbor

Lo que baje la letra del piso o la casa dependerá de cada caso. Influye desde el importe  y el plazo de la hipoteca hasta el tipo de interés pactado, pasando por los posibles otros costes que se añadan al préstamo. Las ofertas de los bancos con euríbor siempre llevan unido un diferencial, es decir, un interés añadido que les permite ganar dinero con el crédito. Una media aproximada es la hipoteca de euríbor + 1 punto porcentual, por lo que es el interés elegido para los siguientes ejemplos.

Una familia que tenga una hipoteca de 150.000 euros a 20 años, con el interés de euríbor +1%, y a la que le toque revisión con el índice de enero, pasará de pagar casi 682 euros al mes a algo más de 673. Esta diferencia de más de 8 euros mensuales le reportarán un ahorro al final del año de 103 euros.

Para una hipoteca algo más realista en ciudades como Madrid y Barcelona, el ahorro es mayor porque la cuota también es más cara. Por ejemplo, un préstamo de 300.000 euros a 30 años, la cuota pasará de 948,50 euros mensuales a menos de 931 euros. La diferencia de más de 17 euros al mes superará los 211 euros al final del año.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad