El Edificio Estel, la vieja sede de Telefónica en Barcelona. | EFE

El rico indio que vino a BCN a por un pelotazo y hará pisos sociales

stop

El millonario Dino Gidwani compró la sede de Telefónica en Barcelona por más de 100 millones pero problemas con la licencia pararon el proyecto

Barcelona, 07 de febrero de 2019 (04:55 CET)

A tenor de sus redes sociales, el día a día del millonario Dino Gidwani transcurre entre aviones privados, ropa de lujo y fiestas con tenistas de fama mundial como Rafael Nadal. El multimillonario de origen indio afincado en Hong Kong parece que no ha comenzado a gestionar con buen pie la fortuna de su padre a tenor sus primeros pinitos inversores en España, donde tiene más de 100 millones de euros bloqueados.

El excéntrico magnate compró a comienzos de 2018 la antigua sede de Telefónica en Barcelona, en la avenida Roma, por algo más de 100 millones de euros. El edificio era propiedad de Platinum Estates, el fondo de Harry Mohinani, con el que hizo algún otro negocio anterior, que ya había intentado erigir allí un hotel que el cerrojazo de licencias hoteleras del consistorio que lidera Ada Colau frenó. La alternativa fue construir viviendas de lujo.

No obstante, cuatro años después de adquirirlo por 56 millones, Platinum lo vendió al family office de Gidwani. Ni corto ni perezoso, nada más llegar dio la vuelta al proyecto y comenzó a modificarlo a su antojo sin tan siquiera consultarlo con el Ayuntamiento. Como no podía ser de otra forma, el Ejecutivo frenó la obra, recuerdan fuentes municipales.

Las obras en la antigua sede de Telefónica están paradas desde mayo

Con licencia para erigir hasta 421 pisos y 575 plazas de aparcamiento además de una superficie comercial en sus bajos, el plan de Gidwani excedía estos derechos. En mayo, el consistorio paralizó los trabajos, que siguen detenidos.

Más allá de la dilación, al millonario se le acumula un nuevo problema: se podría ver afectado por la normativa municipal que obligará a los promotores a reservar un 30% de los pisos erigidos a vivienda pública, otro golpe a la rentabilidad para el proyecto de un edificio que está vacío desde 2011.

Su argumento para sortear las exigencias de Colau es que contaban con una licencia previa, aunque no parece claro, según las fuentes consultadas, que les valga ante el Ayuntamiento. 

De este modo, un proyecto que parecía encaminado a la construcción de viviendas de lujo, que superaban de largo los 500.000 euros terminará con un perfil de casas todavía por determinar del que el 30% tendrá que salir como vivienda pública; una operación difícil de rentabilizar tras pagar más de 100 millones de euros por el edificio.

La vida del ostentoso Gidwani

Sólo hace falta mirar su cuenta de Instagram para ver el lujoso estilo de vida del que disfruta Dino Gidwani: en las instantáneas solamente se aprecia con relojes y ropa de lujo, vuelos en aviones privados y primera clase y coches de alta gama.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Finally found some decent watch cases....😜

Una publicación compartida de Dino G (@xdinogx) el

Gran aficionado al tenis, no duda en hacer pública la aparente amistad que mantiene con Rafa Nadal o las veces en las que tiene ocasión de compartir pista con Roger Federer.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad