Ahora Madrid lucha por zafarse del alquiler leonino de Sacyr

stop

REVISIÓN DE CONTRATOS

Sede de la Concejalía de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid

Madrid , 02 de julio de 2015 (22:33 CET)

Se trata de un contrato leonino y blindado. La inmobiliaria Testa, filial de Sacyr, alquiló un edifico en la calle de Alcalá 45, en pleno centro de la capital, a la concejalía de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid por más de 15.000 euros al día. El inmueble se encuentra en un enclave privilegiado, entre Cibeles y Sol.

Las condiciones son escalofriantes, sobre todo si se considera el detalle de que el Ayuntamiento de Madrid mantiene 866 edificios vacíos valorados en más de 3.500 millones de euros, de acuerdo con las cifras que manejan los grupos municipales. Pese al enorme patrimonio, el gobierno local paga 39 millones de euros al año en alquileres, según los presupuestos municipales.

Blindado hasta 2019

El Ayuntamiento de Madrid firmó el contrato hasta el 2019 para albergar la sede de la concejalía de Economía y Hacienda, presidida por Carlos Sánchez Mato. El concejal ha confirmado a este diario que su equipo está estudiando con detenimiento las condiciones del contrato para valorar si es posible zafarse del alquiler que contempla el pago hasta 2019, aunque el inquilino abandone el inmueble antes.  

Los precios por metro cuadrado, unos 25 euros al mes, se ubican dentro de los estándares de mercado en la zona más privilegiada de Madrid, pero el Ayuntamiento está convencido de que las sedes municipales no tienen por qué estar ubicadas en los edificios más caros de la ciudad.

Sacyr anunció hace dos semanas la venta de la empresa arrendataria, la inmobiliaria Testa a Merlin Properties. La sociedad está presidida por Ismael Clemente, con quien seguramente el Ayuntamiento tendrá que negociar si finalmente quiere abandonar el inmueble. Pero la venta de Testa, que se ejecutará en varias fases, aún no se ha concretado. Clemente fue el responsable del negocio inmobiliario del Deutsche Bank en España en los años del boom del ladrillo.

La historia del edificio es, cuanto menos, enrevesada. Alberto Ruiz Gallardón compró el inmueble en 2007 y lo reformó para luego vendérselo a Sacyr. De inmediato, la empresa, que también tiene contratos de basuras con el Ayuntamiento, se lo alquiló a la concejalía de Hacienda con un blindaje hasta 2019.

Arrendador generoso

El Partido Socialista y UPyD han denunciado la política de derroche con los alquileres del Ayuntamiento que ha consistido en alquilar caro pero ceder inmuebles emblemáticos a precio de saldo. La Casa de la Carnicería, el icónico edificio de la Plaza Mayor, fue sacada a concurso por un precio base de 300.000 euros por el alquiler anual, bajo el pretexto de las malas condiciones de inmueble.

Los trabajadores también reclaman medidas. Somos Sindicalistas, que es la segunda fuerza en la Agencia Tributaria local y que ganó las elecciones en el Ministerio de Economía, exige la supresión de estos alquileres. "Es inmoral que terceros se estén lucrando con las arcas públicas cuando el Ayuntamiento tiene edificios vacíos por toda Madrid y cuando necesita ese dinero para emergencias sociales", explica Miguel Ángel Lorenzo, portavoz del sindicato surgido, como Ahora Madrid, al calor del 15M.

La propia líder municipal del PP, Esperanza Aguirre, ha criticado la gestión inmobiliaria desarrollada por el exalcalde y rival interno Albert Ruiz Gallardón.

"Yo haría una gran desamortización. El Ayuntamiento de Madrid es propietario de muchísimos edificios que habría que sacar a pública subasta. No veo por qué las concejalías tienen que estar en las zonas más caras de Madrid. El patrimonio del Ayuntamiento es inmenso", declaró Aguirre en una entrevista a Radio Nacional de España en 2010 cuando sugería a sus compañeros de partido medidas para desendeudar las arcas municipales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad