Aluvión de demandas contra Jordi Pujol tras su paso por el Parlament

stop

PSOE y Ciutadans llevan las declaraciones del ex presidente de la Generalitat a la Fiscalía

Premià de Dalt ha desmantelado la estatua de Jordi Pujol | EP

30 de septiembre de 2014 (14:34 CET)

Jordi Pujol compareció el pasado viernes ante el Parlament. Los acontecimientos desatados tras la convocatoria de la consulta soberanista el sábado por la mañana han dejado en un segundo plano la falta de explicaciones y el estilo poco apropiado del ex presidente de la Generalitat ante los diputados catalanes que le preguntaban sobre su fortuna oculta en el fisco. El tema está sobre la mesa y dos partidos este martes han dado un paso al frente para evitar que muera. PSOE y Ciutadans han llevado sus declaraciones a la Fiscalía.

La formación liderada por Albert Rivera fue la primera que anunció, el sábado, que denunciaría una “comparecencia vergonzosa, bronca y victimismo incluido”, en palabras del secretario general de la formación, Matías Alonso. El partido espera que, si la Fiscalía decide actuar, Pujol dé allí las explicaciones que eludió en la Cámara catalana.

Denuncia del PSOE

El caso del PSOE es un tanto distinto. El secretario de organización de la formación, César Luena, anunció el lunes por la noche que acusarían a Pujol de fraude fiscal y blanqueo de capitales. Su plan es hacerlo ante la Fiscalía General del Estado, no ante la justicia catalana. “Me pareció una falta de respeto que se permita el lujo de echar la bronca a los parlamentarios catalanes”, indicó Luena. “Pujol no puede irse de rositas”.

Los socialistas han formalizado la demanda este martes por la mañana. En el documento, piden al Fiscal general, Eduardo Torres-Dulce, que “practique las diligencias que estime necesarias para comprobar los hechos que podrían ser constitutivos de delito”. Señalan también los “indicios de los delitos de defraudación tributaria y blanqueo de capitales, así como la responsabilidad de los intervinientes”. La denuncia del PSOE choca con la postura de los socialistas catalanes, el PSC, quienes han evitado hasta la fecha personarse en las acusaciones contra Pujol.

Desmantelar la estatua

El último golpe que ha recibido este martes el ex presidente de la Generalitat es más formal, pero no menos duro. En el pueblo natal de su madre, Premià de Dalt (Barcelona), donde Pujol echó raíces y se ganó a cambio la popularidad y cordialidad de los habitantes, que le consideraban su principal figura pública, se ha desmantelado la estatua que el ayuntamiento local había erigido par rendirle tributo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad