Álvaro Nadal: “España es el primer país que ha hecho una devaluación interna seria”

stop

El director de la Oficina Económica del Gobierno vende su “optimismo moderado” en Barcelona

El director de la Oficina Económica del Gobierno, Álvaro Nadal | EFE

09 de mayo de 2014 (18:06 CET)

Devaluación interna en España, sí. ¿Seria? El director de la Oficina Económica del Gobierno, Álvaro Nadal, ha defendido este viernes en Barcelona el mensaje económico optimista que Presidencia pretende reforzar en el marco de las elecciones europeas. “España es el primer país del mundo que hace una devaluación interna seria y que ha ganado competitividad”, ha asegurado en una conferencia de prensa al lado del delegado especial del estado por la Zona Franca, Jordi Cornet, y el presidente de la feria inmobiliaria Barcelona Meeting Point, Enric Lacalle.

Nadal ha relatado que, ante la imposibilidad de devaluar la moneda, España ha conseguido salir de la espiral negativa de la recesión y que a finales de la legislatura el Producto Interior Burto (PIB) crecerá de nuevo. Aunque sea con un margen muy pequeño, será suficiente para disipar el fantasma de la deflación que acecha no sólo al país, si no a toda Europa.

Los éxitos económicos de Rajoy

Si el crecimiento va en el sentido descrito por el responsable de la oficina económica del Gobierno, el presidente Mariano Rajoy se apuntaría otro tanto. El primero éxito de la política económica, según Nadal, ha sido evitar tanto el rescate como la salida del euro con una reforma “muy dura” que llega a su fin. “Empiezan a llegar las buenas noticias”, indica Nadal. Macroeconómicas, sí. Pero, al fin y al cabo, buenas noticias.

Reconoce que la gran asignatura pendiente es un reto mayúsculo: el empleo. Y que para cumplirlo, antes se debe pasar del macro al micro. Incluso ha señalado que la reforma fiscal que se presentará antes de junio ayudará a incrementar la recaudación pública y a que haya un reparto de las cargas fiscales “más equilibrado”. Es decir, más dinero en circulación para poder consumir y romper, definitivamente, el círculo vicioso de la crisis.

A la espera de Draghi

“Nos vendría bien una ayuda macroeconómcia europea, que hubiese más inflación”, ha afirmado. España hace un llamamiento al Banco Central Europeo para que no demore más allá de junio la bajada de tipos.

Y si Mario Draghi cediera a la presión del Bundesbank, que no ve en la ya casi deflación europea un problema (para los países del norte), Nadal intenta desdramatizar: “Si no se hiciese nada en Europa, vamos en el camino correcto”. Considera que la recuperación llegaría igualmente, aunque más lenta. Optimismo moderado. El mensaje que prioriza Rajoy.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad