Así será la abdicación del Rey

stop

Un Consejo de Ministros extraordinario activará la coronación del Príncipe de Asturias; las Cortes refrendarán la proclamación del nuevo jefe de Estado

El Rey Juan Carlos entrega su abdicación al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy | EFE

02 de junio de 2014 (11:18 CET)

El Rey ha abdicado. El proceso de proclamación del Príncipe de Asturias como nuevo jefe del Estado se ha iniciado este mismo lunes con una carta de Juan Carlos I al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que textualmente se lee:

“A los efectos constitucionales procedentes, adjunto el escrito que leo, firmo y entrego al señor presidente del Gobierno en este acto, mediante el cual le comunico mi decisión de abdicar la corona de España”.

Estas líneas abren los mecanismos constitucionales para activar la sucesión. Será necesario un Consejo de Ministros extraordinario, así como la ratificación por parte de las Cortes.

La abdicación del Rey tendrá estas fases:

1. Rajoy convoca un Consejo de Ministros extraordinario (se celebrará mañana martes) para refrendar el escrito de abdicación entregado por el Rey.

2. El presidente del Congreso, Jesús Posada, que a estos efectos ejerce como presidente de las Cortes, convoca a las dos juntas de portavoces. A la reunión asisten el presidente del Senado y el ministro encargado de las relaciones del Gobierno con las Cortes, Cristóbal Montoro, para acordar el orden del día. Debe tener ese único punto. En la reunión se explicita si algún grupo tiene dudas sobre la validez jurídica del escrito de abdicación.

3. Si no las hay, el presidente del Congreso, que encabeza la reunión, da lectura al escrito que se referirá exclusivamente a la aceptación de la referida validez jurídica. No habrá discusiones políticas acerca de la conveniencia de la decisión, ni se convertirá la sesión en un debate sobre la monarquía ni sobre su titular.

4. Si en las intervenciones no ha habido discrepancias, Posada, de conformidad con los artículos 82.1 y 83 del reglamento del Congreso, propondrá la aprobación por asentimiento.

5. Si hay discrepancias, habrá que votar. La votación puede ser secreta, basta con que lo pidan dos grupos parlamentarios o la quinta parte de los diputados y senadores presentes. Si nadie la pide, puede decidirlo el presidente del Congreso.

6. Posada dará cuenta del resultado al Rey y ordenará la publicación oficial.

7. La abdicación surtirá efecto el mismo día de la publicación oficial.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad