Aviso a navegantes: la cohesión social en Catalunya se agrieta

stop

'TIJERETAZO' EN LAS CUENTAS PÚBLICAS

Josep Maria Rañé, presidente del CTESC

09 de julio de 2012 (13:18 CET)

El tijeretazo en las cuentas de la Generalitat y en los Presupuestos Generales del Estado ponen en jaque la cohesión social en Catalunya. El Consell de Treball Econòmic i Social de Catalunya (CTESC) ha lanzado este lunes un aviso para que los políticos tomen medidas para evitar que persistan las grietas que destacan en las previsiones de su memoria socioeconómica y laboral de la comunidad.

Básicamente, hay tres elementos que explican la reculada en las condiciones sociales. El primero de ellos, y el más importante, es la reforma de la renta mínima de inserción (RMI). La pérdida del carácter de derecho subjetivo hace prever a la institución “un crecimiento muy preocupante de personas en situaciones de desamparo, con el refuerzo de la red familiar y el sector social cada vez más débil”, afirma en el documento. Sobre todo en la infancia, el colectivo en más riesgo porque se ve afectado “por la situación de los padres y el mercado de trabajo”.

El presidente del CTESC, Josep Maria Rañé, señala que los recortes en este ámbito no se pueden hacer “sólo desde el punto de vista económico”. Recuerda que existe una comisión parlamentaria que estudia la reforma y les pide premura para evitar que siga creciendo la conflictividad social.

Educación y sanidad

Del mismo modo, el CTESC señala el paso atrás que se ha dado en dos ámbitos muy sensibles de la sociedad: la educación y la sanidad. “Las últimas medidas que se han tomado en Catalunya y el Estado pueden debilitar la equidad en el acceso al sistema educativo”, reza el informe. Señalan que “implica un incremento de la financiación familiar, tanto en la educación infantil como universitaria” que choca con un entorno en el que el paro crece y el consumo cae en picado.

Por otro lado, Rañé afirma que los recortes en sanidad “ha tocado hueso” tanto en el acceso como en la prestación de servicios. “La satisfacción hasta la fecha se mantenía”, reconoce el político, pero en 2012 la situación ha cambiado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad