Manifestantes entran a pie en Barcelona para participar en la concentración de este viernes. La manifestación reunió a más de medio millón de personas, según la Guardia Urbana, si bien la huelga tuvo poca incidencia en las empresas. /EFE/Andreu Dalmau

La calle maquilla el pinchazo de la huelga independentista

stop

Las patronales catalanas confirman que la huelga general de este viernes en Cataluña ha tenido menor incidencia que los “paros de país” de 2017

Josep Maria Casas

Economía Digital

Manifestantes entran a pie en Barcelona para participar en la concentración de este viernes. La manifestación reunió a más de medio millón de personas, según la Guardia Urbana, si bien la huelga tuvo poca incidencia en las empresas. /EFE/Andreu Dalmau

Barcelona, 19 de octubre de 2019 (04:55 CET)

La huelga general independentista ha triunfado en las calles del centro de Barcelona, que este viernes han recibido miles de manifestantes procedentes de toda Cataluña, pero ha fracasado en las empresas.

Los paros de este 18 de octubre (18-0) convocados como protesta por la sentencia judicial del procés han tenido un menor seguimiento que los realizados el 3 de octubre (3-O) de 2017 por las cargas policiales del referéndum de independencia.

Uno de los marcadores más fiables de la incidencia de una huelga es el consumo energético. Según la Consejería de Trabajo de la Generalitat, el consumo eléctrico se había reducido a las 10.00 horas de la mañana en un 10,1% y las 14.00 del mediodía en un 7,5% con respecto al día anterior; según el Gobierno central, el descenso era de tan solo del 7%; y según la patronal catalana Foment del Treball, del 6,6%.  En el 3-O de 2017, bajó un 11,5%, mucho más de lo que lo hizo este viernes.

Los datos facilitados por la Generalitat y las patronales catalanas, aunque no son coincidentes, confirman que el impacto laboral del 18-O ha sido muy inferior al del 3-O de hace dos años. Incluso la patronal de la pequeña y mediana empresa Pimec, próxima al gobierno catalán, confirma que la huelga general independentista de este viernes ha tenido “un bajo seguimiento”: solo la han secundado el 4,2% de los trabajadores catalanes, según sus cálculos.

Según Pimec, el 70,7% de los trabajadores han efectuado paros puntuales, de corta duración, tal como acordaron con sus empresas. Un 25,1% ha trabajado con absoluta normalidad y solo han hecho huelga durante toda la jornada el 4,2%.

“Casi no se ha notado”

Foment del Treball indica que la huelga de este viernes “casi no se ha notado” en la mayoría de sectores. Todas las grandes superficies comerciales han abierto. La incidencia en bares y restaurantes ha sido inferior al 1%. No obstante, estos establecimientos contemplan la posibilidad de cerrar si se producen desórdenes en la calle como los sucedidos en los últimos días.

En la industria, no se han producido incidencias destacables excepto los retrasos en la entrada de los trabajadores a causa del corte de carreteras y de los servicios mínimos en transportes públicos. Algunas empresas acordaron con sus trabajadores cerrar este viernes y compensar la producción en otras jornadas. Justifican esta decisión por las dificultades de que los trabajadores y las mercancías lleguen a los centros de trabajo, según informa Foment.

En cambio, la Generalitat mantiene que el seguimiento en el sector de la industria ha alcanzado el 83,6%. Las patronales lo desmienten categóricamente.

En el sector sanitario, la patronal de Josep Sánchez Llibre indica que la huelga ha sido nula en el turno de noche y tan solo de entre un 15% y un 20% en el turno de la mañana. El consejero de Trabajo de la Generalitat, Chakir El Homrani, elevó la incidencia de la huelga en la sanidad al 26,3%.

Pese a que los datos facilitados por la Generalitat son más altos que los de las patronales, resultan inferiores a los de los paros registrados el 3-0 de 2017. Según el consejero Homrani, la incidencia ha sido del 30,39% en la función pública y del 43% en la enseñanza pública, unos sectores que dependen de la propia Generalitat.

En los sectores en los que la huelga ha tenido un seguimiento mayoritario ha sido en el universitario (90%) y en el comercio (entre el 60% y el 80%). No obstante, la incidencia también es menor que en el 3-O, cuando cerraron las universidades y cerca de un 90% de los comercios bajaron la persiana.

Huelga política

La patronal de Sánchez Llibre insistió en que la huelga de este 18-P tiene una “motivación estrictamente política y no obedece a reivindicaciones laborales”. Mantienen que la convocatoria de los sindicatos Intersindical CSC e IAC se ha realziado en “manifiesto fraude de ley”.

Si bien la huelga pichó en los centros de trabajo, la manifestación que se realizó este viernes en Barcelona fue mutitudinaria. Unas 525.000 personas se congregaron en el paseo de Gracia y calles aledañas en la manifestación principal de la huelga, según datos de la Guardia Urbana.

Los manifestantes llegaron mayoritariamente a pie, muchos de ellos con las denominadas "Marchas por la libertad" procedentes de diversos puntos de Cataluña.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad