Carmena rompe con las agencias S&P y Fitch porque Madrid ya no se endeudará más

stop

DECISIÓN SORPRENDENTE

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en una imagen de archivo.

desde Madrid, 05 de octubre de 2015 (14:30 CET)

El Ayuntamiento de Madrid, presidido por Manuela Carmena, ha tomado la decisión de no renovar los contratos con las agencias de calificación Standard & Poor's (S&P) y Fitch para que sigan auditando la deuda municipal porque existe la previsión de que el Ayuntamiento no se va a endeudar más. Al menos, el próximo año.

Aunque estas agencias califican el rating de deuda de los países de manera automática, sin que medie relación comercial alguna, no sucede lo mismo con las corporaciones locales y las comunidades autónomas, con las que, al igual que sucede con empresas privadas y entidades financieras, sí debe contarse con una relación contractual para evaluar el menor o mayor riesgo de la deuda financiera existente.

Madrid, que comenzó a ser calificada en 2002, pagó este año por sus servicios algo más de 107.500 euros. En la última calificación, S&P mantuvo la nota de la capital y calificó su deuda como BBB/A-2. Solo añadió un matiz: bajó de estable a negativa la previsión de la ciudad.

Amenaza de bono basura

Mientras en enero, S&P hablaba de una "sólida gestión financiera" de Madrid, el pasado mes de septiembre amenazaba con acreditar la deuda de Madrid como bono basura debido a los "inciertos efectos" que podría tener la auditoría a las cuentas públicas que Carmena quería realizar. 

Las entidades públicas suelen contratar a agencias de calificación porque los inversores con frecuencia exigen conocer la nota que les dan esas firmas para comprar su deuda. Al no tenerla, la demanda de deuda del Ayuntamiento de Madrid puede reducirse y, con ello, encarecerse su financiación. Aunque el Ayuntamiento no tenga previsto elevar su deuda, sí que tendrá que refinanciar la existente y le será más difícil captar inversores si no tiene calificación.

Fiabilidad en entredicho de las agencias

Desde el Consistorio, su portavoz Luis Cueto ha dicho que "no tienen la más mínima intención de solicitar nuevos préstamos". De ahí la razón de valorar la utilidad de este gasto para los ciudadanos.

En su intervención, Cueto también ha cuestionado a las agencias de rating: "Da mucho que pensar que las agencias de calificación dijeran días antes del catacrack de Lehman Brothers que tenía una solvencia maravillosa. Y no solo a nosotros, sino a medio mundo", añadió.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad