CiU ve posible ahora negociar con el Gobierno tras las europeas

stop

TRAS EL DEBATE EN EL CONGRESO

Pere Macias, portavoz adjunto de CiU en el Congreso./ED

01 de marzo de 2014 (13:54 CET)

La política española tiene sus ritmos, aunque la política catalana esté reclamando a gritos que se pueda encauzar la situación. Y los dirigentes de CiU asumen la realidad, aunque quieran seguir el guión trazado por el President Artur Mas. Las elecciones europeas, por tanto, marcarán esa relación, al margen de los resultados que se puedan producir, es decir, al margen de que el PSOE de Alfredo Pérez Rubalcaba pueda resultar reforzado. O, tal vez, gracias a eso.

El portavoz adjunto de CiU en el Congreso, Pere Macias, considera que, tras las europeas del 25 de mayo, será la hora de Catalunya, y que el Gobierno que preside Mariano Rajoy buscará una aproximación con el Govern de la Generalitat a partir de mayo y hasta otoño, la fecha fijada para celebrar la consulta soberanista, el 9 de noviembre.

Acuerdo posible


En una entrevista este sábado en el programa Converses, de la Cadena Cope, Pere Macias ha mostrado el talante más moderado que ha caracterizado siempre a CiU. Autodenominado como “Pujolista”, Macias ha destacado los diferentes acuerdos del Gobierno catalán en las últimas décadas con los gobiernos españoles, tanto del PSOE como del PP. Y, aunque la situación es ahora muy distinta, con un mandado popular, expresado en las urnas, para que Artur Mas convoque una consulta soberanista, es posible todavía el acuerdo.

¿Cómo? Pere Macias entiende que en breve llegará la oportunidad. “El día después de las elecciones europeas, y hasta el otoño será el momento de la relación de Catalunya”. A su juicio el Gobierno central está asumiendo una realidad, gracias a la presión de distintos sectores, entre ellos los empresarios, los de Madrid y Barcelona, y no únicamente los que se agrupan bajo el paraguas de Puente Aéreo, y que se reunieron hace unos días con el Príncipe Felipe en Barcelona.

Reforma de la Constitución

“Los empresarios tienen una característica y es que son realistas, y ello les ha llevado a reflejar que existe un problema, que el Gobierno debe esforzarse en resolver”, asegura Macias. De hecho, según el portavoz adjunto de CiU en el Congreso, algunos le han reprochado al propio Rajoy que hable de diálogo, cuando, al mismo tiempo, se impulsa una legislación que “va en contra del catalán, sea en Catalunya, el País Valencià o en Baleares”.

Una posibilidad de entendimiento, a la que ahora se abre CiU, es la reforma de la Constitución, que defiende el PSOE y el PSC desde el primer momento. Macias vería bien esa posible reforma, y considera que Rajoy, aunque no ha apostado abiertamente por ella, sí la sugirió en el debate del estado de la nación de esta semana en el Congreso, tras su respuesta a Josep Antoni Duran Lleida.

“Nosotros defendemos una consulta acordada y pactada en Catalunya, y se sitúa como dique la Constitución, por lo que vemos bien que se empiece a no interpretar la Constitución como si fuera un texto sagrado”, asegura.

Nada se hará "de forma ilegal"

Una de las ventajas de esa posible reforma es que obligaría a celebrar un referéndum, y, por tanto, se podría reflejar en Catalunya el apoyo de cualquier propuesta que se lance desde el Gobierno central.

En todo caso, Macias insiste en que el Govern de Artur Mas se ha comprometido a realizar una consulta legal. “Todo lo que se haga será legal, y CiU intentará que nadie quede dañado”.

Es decir, CiU es consciente de que, a pesar de los impedimentos que pueda presentar el Gobierno central, y de los diferentes recursos a las iniciativas de la Generalitat, no tomará decisiones unilaterales, como una declaración de independencia. Pero eso no dependerá sólo de CiU.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad